Argumentos para creer

  • El regreso al once de futbolistas de peso y con oficio, Pareja, Fernando Navarro o Krychowiak, y la experiencia del campeón, bazas en Mönchengladbach. Marcar un gol es clave y en el Sevilla lo han hecho ya 16 jugadores.

La quinta derrota a domicilio del Sevilla, por cómo se produjo, y la sensación de bloque bien armado y peligroso que dio en la ida el Borussia Mönchengladbach han teñido de cierto pesimismo la vuelta de los dieciseisavos de final de la Liga Europa. El hecho de que el Borussia Park, con más de 50.000 fervorosos seguidores ilusionados con la remontada, vendiese todo el papel incluso antes de la ida ayuda a que en el sevillismo haya anidado esa poca confianza en que el equipo de Unai Emery sea capaz de aguantar la presión a la que será sometido y salga airoso del difícil trance. Sin embargo, este equipo ya ha demostrado razones sobradas para confiar en él en las situaciones más difíciles y viajará a Alemania con el bagaje lleno de argumentos para creer en el éxito.

Los más pesimistas recuerdan cómo este equipo estuvo a punto de ser engullido por la comunión de un estadio y un equipo de similares características. Sin embargo, si en Mestalla apareció la testa salvadora de Mbia, ausente en este momento, ahora hay otras razones para depositar la fe en un grupo que tiene como mejor aval presentarse en Alemania como el vigente campeón del torneo, que no es poco.

Muchos de los futbolistas que saltarán al estadio del Bajo Rin llevan marcada a fuego la experiencia del título, logrado ante equipos de entidad superior en algún caso, como los propios protagonistas han repetido más de una vez. La imposible remontada en Heliópolis, la machada de Mestalla, la vuelta al marcador a un campeón de Europa como el Oporto o la misma final contra todo un señor equipo como el Benfica también van en el bagaje de los sevillistas.

Más allá de este aspecto y de la fe que el grupo sigue teniendo en su propia capacidad de salir victorioso cuando se ve contra las cuerdas hay otros aspectos técnicos que dan razones para mantener la esperanza incólume. No es baladí el hecho de que Unai Emery, tras rotar en Anoeta, recuperará en el once titular a varios futbolistas que le dan empaque al equipo. El regreso de Parejaal eje de la zaga y el de Krychowiak a la medular, además, tiene una consecuencia táctica positiva, como es que Carriço puede volver a su puesto de central para conformar con el capitán del equipo, Fernando Navarro, una defensa mucho más fiable que las últimas que, por una u otra circunstancia, ha presentado a domicilio el Sevilla.

El núcleo del eje defensivo, que será clave en el Borussia Park, se ve así reforzado con tres hombres clave para esa tarea, Pareja, Carriço y Krychowiak, y con el más veterano de todo el grupo, un Fernando Navarro que parece atravesar, brazalete de capitán en ristre, una segunda juventud a sus 32 años cumplidos.

En ataque también hay noticias positivas. Lo más probable es que Reyes, otro de los que descansó en Anoeta, vuelva también al once para darle profundidad y verticalidad a las ofensivas sevillistas, si bien su concurso como titular va a depender mucho de la elección que haga Emery para configurar su banda derecha, que se mostró más acoplada con la pareja formada por Figueiras y Aleix Vidal que con éste de lateral y el utrerano por delante, sobre todo teniendo en cuenta que el profundo Wendt ya hizo daño en Nervión. Precisamente la elección final en el flanco derecho es la gran duda de Emery.

El Sevilla debe realizar un partido completamente distinto al de Anoeta en cuanto a los errores individuales y la incapacidad de parar el partido. Pero tampoco debe olvidarse que realizó un gran trabajo en cuanto a creación ofensiva y ambición por darle la vuelta al marcador, conceptos que deberán estar presentes también en el Borussia Park.

El Sevilla se ha fijado la meta de marcar un gol y ahí el equipo muestra garantías: ha marcado en las cinco derrotas a domicilio que acarrea como feo precedente y es el equipo de la Liga que más reparte su tarea goleadora. Bacca acaba de alcanzar los 14 tantos en Liga, y otros 15 futbolistas han marcado este curso. Mbia (4), Gameiro, Iborra, Vitolo (3), Aleix Vidal, Krychowiak, Denis Suárez, Iago Aspas (2), Pareja, Kolodziejczak, Coke, Figueiras, Banega y Deulofeu (1), en Liga; siete de ellos lo han hecho en Europa también, y Reyes le hizo un tanto al Standard de Lieja. Además, en los dos últimos partidos ha recuperado una de sus facetas más temibles, la estrategia: dos goles al Córdoba y dos a la Real. Es más, de sus 18 partidos a domicilio entre todas las competiciones sólo no marcó en el Calderón, Lieja, San Mamés y Rotterdam. En Alemania temen la pegada del vigente campeón y saber usar esa arma psicológica será importante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios