Ya están todos los que son

  • Cigarini llegó por fin a Sevilla, pasó las pruebas médicas y firmó · Jesús Navas empezó a trabajar y Álvarez ya no aguarda más incorporaciones, salvo si el nivel del equipo en este agosto exige otro esfuerzo del club

Hasta ayer, en la plantilla sevillista no estaban todos los que eran. Pero con la vuelta de las vacaciones de Jesús Navas y la contratación definitiva de Luca Cigarini, sí que están ya todos los que son. Antonio Álvarez no echa de menos a nadie... salvo imprevistos, léase el súbito traspaso de algún jugador que deje una plaza por cubrir, o que los partidos oficiales de agosto destapen una carencia que requiera una rápida contratación antes del cierre del plazo. Pero, a día de hoy, el Sevilla está listo para afrontar lo que se le viene encima muy pronto, desde ese día 14 en que el Barcelona saltará a Nervión en el primer round por la Supercopa de España.

Finalmente, el avión que traía a Cigarini desde Italia aterrizó sobre las 13:45. Víctor Orta, miembro de la secretaría técnica sevillista encargado del fútbol internacional, recibió en San Pablo al centrocampista y su representante, Giovanni Bia, y todos se trasladaron inmediatamente a la Clínica Sanitas para que el jugador pasara el reconocimiento médico.

Luego, la revisión de los contratos se prolongó y el jugador no pudo estrenarse por la tarde, aunque acudió, ya como sevillista, a la ciudad deportiva a conocer a sus compañeros. En ese entrenamiento vespertino ya estaba Jesús Navas, que volvía de las vacaciones después de jugar su último partido oficial hace tres semanas y media... con nada menos que un título mundial en juego.

El liviano extremo de Los Palacios pasó las pruebas médicas justo antes de que lo hiciera Cigarini. Y lo hizo con una sonrisa de oreja a oreja, quitándole importancia al hecho de que su descanso haya sido menos dilatado que el de muchos de sus compañeros. Lógico su buen humor. Llega como campeón del mundo, y además vuelve a hacer lo que más le gusta en esta vida, que es tocar la pelota.

En sus palabras a los medios oficiales del club, Jesús Navas reflejaba esa sincera satisfacción por volver al trabajo investido con el título más grande que un futbolista puede lograr en su carrera: "Uno siempre aspira a lo máximo, y esto para un futbolista es conseguir cosas importantes con su selección, y nosotros lo hemos logrado". El extremo afirma que su experiencia al máximo nivel redundará en su formación profesional: "Me ha servido para mejorar en cada aspecto porque uno disfruta cada minuto, y algo así ayuda muchísimo a crecer como futbolista".

Navas espera aprovechar ese mayúsculo impulso en el escaparate más lujoso del Planeta Fútbol para seguir creciendo como futbolista en su club de siempre, y ya es uno más a la hora de expresar todo lo que hay en juego en este agosto, con otro título en juego y sobre todo ese cruce de Champions que mañana se sortea: "Me ha venido bien el descanso para asimilar lo que hemos conseguido, y ahora estoy ya con ganas de volver a entrenar y empezar fuerte un mes clave para nosotros".

Su compromiso con el equipo es tal que su desconexión en el periodo vacacional ha sido muy relativa: "He visto partidos del equipo y lo he visto bien, creo que estamos en una buena línea".

Jesús Navas sabe que su éxito con España le confiere aún más galones en el vestuario esta temporada, donde afronta una prueba de madurez, y que es posible que sea ya la primera referencia del equipo en el terreno de juego. Ese estatus tiene otra lectura: la renovación de su contrato, en la que entrará en liza Bahía, la empresa que lo representa, tendrá muchas íes a las que ponerles los puntos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios