Calma para una semana

  • Monchi hace pública su "preocupación" en el momento más delicado en 8 años y refuerza la confianza en Marcelino, que quedaría muy tocado si no gana al Villarreal · Mientras, la mirada se dirige a los jugadores.

Comentarios 32

Monchi dio la cara en uno de los días más difíciles desde que es el máximo responsable de la parcela deportiva. El subdirector general deportivo catalogó la situación de "preocupante", pero en su calidad de portavoz de la ejecutiva nervionense mandó un mensaje de calma que, al menos tiene una semana de caducidad, hasta el domingo en que el Villarreal visita el Ramón Sánchez-Pizjuán.

No hay movimientos previstos con respecto al tocado crédito de Marcelino, pero una semana más sin ganar puede poner en serio peligro a un entrenador que empieza a entender que si no reconduce la situación va a terminar siendo devorado por los acontecimientos. A la espera del choque ante el Villarreal, el análisis de las circunstancias actuales por parte del staff técnico y de los encargados de tomar decisiones está en que los jugadores, por lo que sea (por desconcentración, por conformismo, por falta de intensidad...), no hacen en el campo lo que el entrenador ordena y planifica durante la semana.

Evidentemente, la espera tiene su caducidad y si este hecho se sigue repitiendo las medidas a tomar van a ser otras.

"El análisis lo he hecho yo particularmente, que estuve en el campo, que volví con el equipo en el autobús, que no he dormido y que esta mañana he estado dándole vueltas al tema. La situacion es mala. Ni por asomo se acerca al nivel que creíamos que íbamos a estar en rendimiento y en clasificicación. Ahora sí es para que empecemos a preocuparnos y para que busquemos soluciones para remontar el vuelo", explicó Monchi en una pequeña presentación improvisada de Juan Cala en la ciudad deportiva.

El de San Fernando se refirió a los avisos de la prensa, cuyas críticas llevan más tiempo en el ambiente: "Vosotros tenéis que cumplir vuestro papel, yo creía que no era tan caótica la situacion, pero ahora no puedo poner paños calientes. Estamos undécimos en la tabla".

El ex guardameta ha hablado con Marcelino, de quien a algunos ha sorprendido su idea de lo que pasa. "El entrenador ha dado una explicacion y las soluciones están dentro del vestuario. Yo soy el máximo responsable, porque soy el que trae a los jugadores, al entrenador..., pero ellos mismos asumen que la solución está ahí dentro y creo que la van a encontrar. Esto tiene que hacernos despertar y se darán cuenta de que el Sevilla actual no puede estar en el once (el puesto once)", expresó no estando de acuerdo con la aseveración de que el equipo está mostrando carencias en el aspecto defensivo: "La defensa ha mejorado con respecto a la temporada pasada. Somos el cuarto equipo menos goleado. Siendo mejorables ciertas cosas, creo que el equipo tiene problemas más importantes".

Monchi mete en el saco a todos los estamentos, pero entiende que el vestuario tiene la llave para cambiar la dinámica. "Todos tenemos que aportar más desde distintas parcelas, pero está claro que los jugadores son los que llevan a la práctica lo que se les pide en los entrenamientos", indicó destacando que la relación con Marcelino no ha cambiado en nada. "La confianza con el entrenador sigue estando ahora mismo en el mismo nivel que cuando lo contratamos", recordó. Preguntado por Del Nido y por si han tratado la derrota ante el Málaga y la situación en la que queda el entrenador, Monchi evitó dar muchas explicaciones: "Ayer era un día difícil, hablé poco con él. Los dos sabemos lo que pensamos con respecto a la confianza en Marcelino y no tenemos que estar diciéndonos lo mismo diariamente [...] El entrenador estará como yo, preocupado, pero Marcelino es una persona impetuosa, he hablado con él y es de los que se le cargan las pilas rápido. Hoy lo he visto paralizando los problemas y buscando soluciones", terminó recordando que "ganar dos partidos de 13 ó 14 a todos nos tiene que encender las luces". 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios