Chevantón, el adiós soñado

  • El Sevilla anuncia la rescisión del oneroso contrato del uruguayo y también el de Lolo

Comentarios 11

El adiós de Ernesto Javier Chevantón estaba cantado desde hace días. Sólo faltaba ponerle fecha, si es que no la tenía ya. Pero el Sevilla eligió el día de ayer -quizá no por casualidad- para anunciar oficialmente que el contrato del uruguayo, una durísima carga para las arcas del club, queda rescindido definitivamente y que el jugador "parece ser", rezaba la web, firmará por el Lecce italiano. Un adiós soñado y el fin de una historia que nunca debió suceder en el Sevilla.

Ya se inició torcida porque Juande Ramos, entonces entrenador del Sevilla, recibió la noticia de su fichaje en una pretemporada en Marbella con un gran enfado, lo que no concordaba con lo que en ese momento era: la incorporación más costosa de la historia del Sevilla: 9 millones de euros y siendo el futbolista mejor pagado de la plantilla. Entonces más que Luis Fabiano y Kanoute.

Pero en aquella historia quizá hay que contar -hoy ya se puede- que había en el club una deuda no precisamente pequeñita con Paco Casal (Darío Silva, Hornos y lo que venía también de atrás con Otero, Olivera, Podestá, Rabajda...) y la manera más fácil de saldarla era hacerle un favor al magnate del fútbol uruguayo abriéndole los brazos a un delantero que había ido claramente a menos en el Mónaco, amén de empezar a estar ya permanentemente lesionado.

Chevantón, al que le quedaba un año de contrato en el Sevilla, vuelve al club con el que explotó en Europa, el Lecce. La última bala para un delantero que en Nervión lo único que demostró fue un excelente golpeo a balón parado pésimamente rentabilizado y un gol muy importante en Donetsk, el de la victoria, que le daba sentido al ya famosísimo de Palop de cabeza.

El Lecce, ahora en la Serie B, le ha ofrecido una temporada y otra más que puede ganarse por objetivos -goles y partidos jugados-, amén de un sueldo muy inferior al que tenía en el Sevilla, que estaba en torno a los 2,2 millones de euros al año. Una auténtica barbaridad.

Otro futbolista que también abandona la disciplina blanca es el centrocampista y central formado en la cantera Lolo. El onubense, que no entraba tampoco en los planes de Antonio Álvarez, tiene vía libre por parte del club para negociar y cerrar un acuerdo con Osasuna, con el que en los últimos días ya había llegado a un entente.

Lolo viajó ya ayer a tierras navarras para pasar las pruebas médicas y firmar y ponerse de inmediato a las órdenes de José Antonio Camacho.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios