Frente a frente

Congreso de organizadores

  • Rakitic y Ander Herrera exponen las mil maneras que hay de leer un partido en un día de exhibición de centrocampistas · El futuro de Sevilla y Athletic pasa por ellos.

Comentarios 1

Medel, Rakitic, Renato, Zokora, Romaric, Ponzio, Gabi, N'Daw, Ander Herrera... Hasta diez centrocampistas, en el caso de que se considerase a Kanoute como tal, se exhibieron ayer en el césped del Ramón Sánchez-Pizjuán en un partido que pareció un congreso de organizadores de juego. El Sevilla-Zaragoza, intenso y con interesantes lecturas tácticas, fue una especie de exhibición de medios, en sus distintas vertientes: medio de cierre, Medel, Ponzio y Zokora; todoterreno, N'Daw, Gabi, Romaric y Renato; y medio ofensivo, Rakitic y Ander Herrera. El suizo-croata perdió su batalla particular ante el bilbaíno, pero salió sonriente del campo. El Sevilla ganó, aun con su intermitencia, y recibió la mayor ovación de la noche cuando Romaric lo sustituyó en el minuto 89.

Ander Herrera, tentado por el Sevilla el verano pasado cuando el Zaragoza quiso cedido a Romaric y su nombre salió en la negociación, es el fichaje estrella del Athletic, que pagará 7,5 millones de euros. Quizá eso le abrió las puertas de Nervión de par en a Rakitic, cuyo traspaso costó 1,5.

Ambos ejemplifican cómo dos organizadores pueden darle una lectura distinta a su labor sobre el césped. Los dos medios, menudos y bien cualificados técnicamente, son las cabezas visibles de los nuevos proyectos de Sevilla y Athletic. Son dos tipos de mediocampistas diferentes, aun con similitudes evidentes, como su tendencia a mirar adelante más que hacia atrás. A Rakitic le gusta escupir el balón a la primera y es más vertical en sus movimientos sobre el terreno. Ander Herrera conduce más, pero comparte su tendencia al dinamismo ofensivo, ese concepto tan deseado en el fútbol moderno.

Uno y otro, en cambio, son futbolistas poco dotados para la resta. Llevan las de perder en los balones divididos. Esta realidad condicionó el papel de Rakitic, que echó de menos más colaboración de Kanoute. Su intermitencia y la manifestación de futbolistas que tenía el Zaragoza por dentro le impidieron tener el mando del encuentro bien agarrado. Ander Herrera, partiendo de la falsa posición de extremo derecho, dio superioridad a los maños en algunas fases, con apoyos cortos, combinaciones con Gabi o Uche y movilidad por toda la línea de tres cuartos. Más de una vez apareció por allí aprovechando los agujeros en la medular. Medel no se bastaba ante tal manifestación.

El suizo-croata y el bilbaíno, 23 y 22 años, respectivamente, mantuvieron un duelo por ver quién acertaba con la portería. Rakitic fue el sevillista que más veces disparó a puerta, desde distintas posiciones y formas. Su predilección es la volea o el tiro sobre la marcha, sin acomodarse el balón. También probó el disparo lejano, como en aquel chut seco desde treinta metros en la segunda mitad. Cuando peor lo pasó Leo Franco ante él fue en el minuto 28: recibió de Jesús Navas y dibujó un fuerte tiro parabólico hizo lucirse al argentino. Ander Herrera probó con la zurda en un par de ocasiones. Calibró peor que Rakitic su punto de mira. El bilbaíno ganó la batalla de la medular. El croata ganó el partido, mucho más importante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios