Esperar y no desesperarse

  • Los futbolistas señalados por Manzano y que el entorno ve claramente fuera del nuevo proyecto mantienen la calma mientras el curso termina · Sus agentes preparan estrategias.

Comentarios 3

Aguantar el tirón de la mejor manera posible. Es el día a día de un puñado de futbolistas que están en nómina en la plantilla del Sevilla pero que no son nadie para Gregorio Manzano. Unos más y unos menos, ven pasar las semanas y comprueban cómo la temporada se les va. Cada uno en su interior tiene unos planes hechos, una idea de futuro, pero todos tienen claro junto a sus representantes que ahora mismo tienen que esperar y ver cómo se suceden los acontecimientos porque, además, el puesto de entrenador parece seguro que tiene fecha de caducidad en el 22 de mayo.

Alejandro Alfaro, Didier Zokora, Sergio Sánchez, Luca Cigarini, Ivica Dragutinovic, Kone, Lautaro Acosta... hasta Palop puede meterse en este saco que forman un grupo de futbolistas que no pueden desesperarse, pero que estudian su futuro cuando las cosas tengan que analizarse en frío.

Un caso muy, muy llamativo es el de Alfaro. Tras dos cesiones en el Tenerife en las que brilló y demostró que tiene mucho gol, sólo en un breve segmento de la temporada fue utilizado por Manzano. Pero lo curioso es que su rendimiento puede catalogarse de notable alto en aquellos partidos que coincidieron con cuando el Sevilla tenía las tres competiciones y en los que, fuera de su sitio, en la banda derecha, marcó siete goles, varios de ellos de cabeza. Pero sorprende que ni el peor año imaginable de Jesús Navas haya servido para darle minutos a un jugador al que la afición tiene ganas de ver. "Alejandro tiene un año más de contrato y lo vamos a cumplir. Eso lo tenemos muy claro. Se va a quedar el año que viene en el Sevilla", dice con contundencia Emilio de la Riva, su agente, quien, pese a las informaciones que han colocado a Alfaro en el Getafe, rechaza que el de La Palma vaya a salir, ni siquiera a través de una nueva cesión. "No, ni con cesión ni con traspaso. Cumpliremos el año que le queda", asegura De la Riva, que tiene claro que la estrategia es esperar y quedar libre en 2012 y poder negociar con fuerza en el mercado, además siendo un jugador joven.

No se explica que Manzano no cuente lo más mínimo con él y hasta cambie el sistema para no utilizarlo, pero no quiere hablar más de la cuenta. Alfaro también quiere jugar con la baza de esperar qué entrenador va a llegar y en qué posición va a estar el curso que viene.

En parecida posición -no igual- está Zokora. El africano juega, pero la llegada de Medel le ha relegado a un segundo plano que no se sabe muy bien si está dispuesto a aceptar un futbolista internacional -el año que viene hay Copa de África-, de su experiencia y de su nivel salarial. José Pablo Varela, como en el caso de Romaric, es su agente. "Nosotros vamos a esperar. Hay clubes interesados, pero ahora mismo no sabemos nada de las intenciones que tiene el club", afirma. Las noticias hablan de que el Sevilla quiere buscarle una venta para aprovechar la situación, bajar la masa salarial y hacer caja. "Nosotros no tenemos ninguna confirmación de nada. Por eso digo que aún es pronto. Está claro que el futbolista quiere jugar, por eso cuando acabe la temporada nos sentaremos y veremos qué pasa".

Si hay alguno que lo tiene claro es Cigarini. El futbolista cedido por el Nápoles se hace a la idea de su vuelta y su agente hasta se hace ilusiones con que su representado se haga un hueco en el equipo celeste y juegue la Champions. Giovanni Bia, que también lleva a Guarente aunque su caso es distinto, decía ayer a medios italianos: "Sinceramente, no creo que se vaya a ejercer la opción de compra. La próxima semana voy a ir a España para tener una reunión con directivos del Sevilla, pero lo normal es que vuelva a Nápoles".

El final de Dragutinovic en el Sevilla está cantado porque termina contrato y tiene 34 años, aparte de que tras su lesión en el talón de Aquiles no ha jugado. Lleva ya varias semanas recuperado, pero Manzano, pese a las bajas, no ha tirado de él, por lo que se dedica a esperar.

Lo que pasó con Sergio Sánchez en Oporto parece que subyace en el ostracismo que sufre con el actual entrenador y el catalán, para el que ya ha sido un triunfo volver a jugar, se plantea empezar de cero la próxima pretemporada. Con Acosta todo es una incógnita porque otras veces se ha visto tan claro y...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios