Deportes

Galones desde atrás

  • Palop apunta a titular en la primera semana en la que Javi Varas entrena sin problemas físicos, una decisión que esconde la fórmula elegida por Míchel para gestionar el vestuario. Los capitanes tendrán su sitio.

Comentarios 4

Es tan antiguo como casi este deporte que la llegada de un entrenador nuevo a un vestuario le ponga las orejas tiesas a más de un futbolista. Supone siempre la llegada de un jefe nuevo, con sus predilecciones, abierto a recibir toda la información posible... que se produzca un cambio de comportamientos. Por eso, la presencia de Míchel al mando del Sevilla ha supuesto que se hayan producido algunas variaciones de alguna manera trascendentes en el día a día de un plantel que, por diversas circunstancias, no había dado todo lo que tiene dentro a las riendas de Marcelino García Toral, tan historia ya en Nervión que apenas dos semanas después de su marcha nadie se acuerda de él.

Míchel ha tenido clara una cosa. Por la información que recabó, por sus sensaciones, por su experiencia... el entrenador madrileño tenía muy claro que pensaba devolverle los galones a una serie de profesionales a los que considera claves, tanto directamente para el equipo, como indirectamente como dominadores del grupo.

Capitanes, capitanes, capitanes. Míchel le ha devuelto la confianza a Andrés Palop y también a Frederic Kanoute, dos hombres con grandioso peso específico en la historia reciente de este club que languidecían en un descarado segundo plano a las órdenes de Marcelino.

Así, recuperado ya Javi Varas de la enfermedad que le impidió jugar en el debut del entrenador, nadie -o pocos- discuten que Palop va a seguir siendo el portero elegido por Míchel en la primera ocasión en la que tendrá que decantarse por uno de los dos futbolistas sanos. La actuación de Palop ante Osasuna, que recordó a las de sus mejores momentos como ídolo y héroe indiscutible para la afición sevillista, ha sido el espaldarazo que ha reforzado la valiente decisión del entrenador.

La fórmula elegida por Míchel para mantener la concentración de una plantilla que él mismo ha confesado que tiene déficit de ilusión es devolverle a los capitanes el poder que habían perdido y ahí tienen mucho que decir tanto Palop como Kanoute.

Ayer, el cuerpo técnico trabajaba con los tres porteros, Palop, Javi Varas y Julián, pero todo hace indicar que, a pesar de que la recuperación del de Pino Montano es ya un hecho, Míchel mantendrá al veterano guardameta nacido en La Alcudia, que ha permanecido un año justo en el ostracismo desde que Gregorio Manzano decidió darle a Javi Varas la titularidad tras un mal encuentro de Palop en Santander precisamente ante el Racing de Marcelino.

Palop, por tanto, vuelve con el rol de portero titular a Mestalla, el que ha sido su estadio durante muchas temporadas antes de explotar en el Sevilla, recuperando galones, algo que, según lo visto, es muy importante para el nuevo responsable técnico de la primera plantilla nervionense.

Habrá que ver qué ocurre si se produce alguna duda, es decir, si Palop da alguna sensación de inseguridad. Ahí el papel de Míchel cobrará especial relevancia, pues las que conciernen a los porteros son decisiones siempre espinosas. Sí es cierto que en este caso tiene connotaciones más profundas y que no es una simple elección del que más paradas haga o el que mejor esté.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios