Habla Kanoute

  • El capitán, ídolo y líder espiritual del sevillismo, admite la preocupación que reina en el vestuario y pide calma y pensar sólo en lograr la primera victoria. "En siete años que llevo aquí no he conocido esta situación y me duele".

Comentarios 26

No es que haya que ponerse de pie cuando toma la palabra, pero casi. Sí al menos abrir bien los oídos y escuchar sus razonamientos, siempre pausados, por lo general acertados..., así como su análisis de las situaciones cualesquiera que sean. Que hable Frederic Kanoute a estas alturas en el Sevilla es una noticia con mayúsculas. Si encima la preocupación por el rendimiento deportivo del equipo es el sentimiento generalizado en todos los estamentos del club desde la afición al presidente, cobran mucho más valor las palabras del capitán, del ídolo, del goleador y del líder espiritual del sevillismo.

El franco-malí trató de que sus reflexiones se convirtieran en soplos de aire fresco, en pinceladas de cordura entre tanto -a qué negarlo- nerviosismo instalado en cada poro del cemento del Sánchez-Pizjuán. Kanoute habló de todo. Del cambio de ciclo, de la amenaza del descenso, de los entrenadores, del vestuario, de su estado físico, del club... Siempre sin molestar a nadie, el lyonés se ganó una cuota más de respeto.

Preocupación

Lo primero, los motivos para la alarma. Kanoute pide calma, pero sabe que no hay mucho tiempo. "Sí, preocupa mucho la situación. Mentiría si dijera lo contrario, pero ha sido el primer partido de Míchel, hay algún concepto nuevo y no es que sea normal, pero hay que darnos un poquito más de margen. No va a haber ningún entrenador milagro. Esto lo tenemos que levantar entre todos. No conozco esta situación en siete años que llevo aquí y me duele, a mí y a otros futbolistas. Pero hay que dejar de pensar en Champions y tener unión para ganar el próximo partido. No vale de mucho lamentarse y sí ponerse el mono de trabajo", indicó el futbolista más querido por la afición.

"No hay que ser ni demasiado pesimista ni demasiado optimista. Hay que ser realista. Estamos cerca de la zona de UEFA . Sólo queda remar en el mismo sentido y ganar un partido, con inercia negativa a veces es complicado salir de ahí", dijo sin querer escuchar nada de objetivos ni de amenaza de descenso. "Prefiero no pensar ni en descenso ni en Europa. Si estuvieramos a dos o tres puntos del Valencia..., pero no es así. Estamos luchando para no bajar más, ésa es nuestra realidad. Pero no hay que volverse loco, sólo ganar como sea un primer partido", indicó.

Los responsables

Para Kanoute, igual que comentó Míchel en su presentación, los encargados reales de sacar al Sevilla de este embrollo son los jugadores, culpables directos de la situación. "Todo el mundo tiene que ver su parte de responsabilidad y nosotros, los primeros. No es un tema de entrenador. Todos los que han pasado por aquí son buenos, pero en el campo no pueden hacer gran cosa. Ahora nos toca a nosotros subir el nivel y levantar la situación", dijo valorando seguidamente la destitución de Marcelino: "Se puede echar a una persona, pero no a 25 futbolistas. Era un entrenador para mí muy bueno, una buena persona y no ha habido líos como se ha hablado en la prensa. Ahora se acabó, abrimos una página nueva y estamos a tope con Míchel".

El lyonés fue preguntado sobre si cree que hay un problema de actitud. "Nos faltan muchas cosas porque si no, no estaríamos en esta situación y también actitud, pero en este grupo es positivo, aunque a veces es difícil levantar una situación complicada. No van a haber milagros, esto se va a hacer con esfuerzo y unión, entre nosotros, con la afición y con la directiva".

Peleas y 'peleas'

El delantero tuvo que explicar el episodio que protagonizó con Marcelino, que algunos calificaron de pelea. "No hay que buscar cosas donde no hay. Me propuso salir del entrenamiento porque había otra sesión fuerte y yo le dije que quería entrenar un poco más, pero todo sin discusión. Nunca hubo mal rollo. Él lo explicó e hicimos un comunicado. Si no lo queréis creer, es vuestro problema".

Distinto fue lo ocurrido entre Medel y Spahic el sábado antes de viajar a San Sebastián, que provocó la decisión de Míchel de dejarlos fuera de la expedición. "Fue una cosa interna la pequeña pelea que hubo y se tomó esa decisión creo que de forma correcta. Lo entiendo porque hay que dar un buen ejemplo. Si me hubiese pasado a mí, lo hubiera entendido. Ahora los dos chicos son más amigos que nunca. Son dos chicos con mucho temperamento y nos hacen falta".

Otro asunto, el de las cuatro tarjetas y su ausencia por sanción ante el Betis: "Yo no lo sabía, sobre todo los delanteros no estamos en casa contando las que llevamos. Nadie me lo recordó y la jugada no es de hacerlo a propósito. Decir que me he borrado del derbi es la tontería más grande que he escuchado".

¿Mal aprovechado?

¿Se siente Kanoute un jugador infrautilizado? "Yo lucho cada día para jugar más minutos. Tener 20 ó 34 años es igual. En el vestuario somos iguales, pero respeto al entrenador. No me voy a quejar de jugar sólo 15 minutos", afirmó entroncando esto con respuestas sobre su futuro: "Yo nunca pienso que voy a salir por la puerta de atrás. Me miro en el espejo y sé lo que le he dado a este club. El Sevilla era la mejor opción en verano y lo sigue siendo. Ahora estoy más enchufado todavía porque hay un reto y tenemos algo que levantar. Lo daré todo para ayudar. Me quedan unos meses y después no sé".

Camisetas 'antiguiñol'

Según reveló Kanoute, los jugadores se enteraron del mensaje que lucieron en Anoeta antes de salir al campo. El futbolista no quiso valorar este aspecto, pero sí lo que de verdad importa. "Yo soy francés también, pero no se me puede preguntar a mí, sino a los directivos, a los que tomaron la decisión. Yo estaba en el vestuario, no sabía nada y me cambié para jugar el partido porque había cosas mucho más importantes. Y no voy a entrar en este lío porque creo que se le da más importancia que la que tiene".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios