Jiménez la echa al suelo

  • El técnico dice que para que el Sevilla gane la Liga debe jugar como ante el Madrid todo el año y que el Barça tenga “una pájara” · Recuerda que es el quinto presupuesto y que pensar más allá del Dépor es “atrevido”

Comentarios 6

Igual que cuando llegan las derrotas es el primero que suplicaría un poco de calma, en época de vacas gordas es también el que pide cordura. En una ciudad muy dada a pasar del c ielo al infierno, Manuel Jiménez trató ayer de poner anestesia al momento de euforia que el último triunfo sobre el Real Madrid ha desatado en el sevillismo. Se escuchan calificativos como “alternativa”, “opción real” o “la tercera vía”... todo ello con el trasfondo de la posibilidad de que el Sevilla pudiese arrebatarle un título de Liga a los dos colosos del fútbol nacional, el Barcelona y el Real Madrid. Y tiene la sensación de que por haber vencido a los blancos ya éstos no son un candidato...

“Para que el Sevilla gane la Liga tiene que pasar que el Barcelona no esté al nivel que está, que tenga una pájara, y que nosotros sí estemos a nuestro nivel, al que estamos ahora. Es la única posibilidad, porque a este ritmo que lleva el Barça estamos hablando de una Liga de más de 90 puntos... Eso es harto complicado, y más con una plantilla hecha sin la obligación de ganar la Liga. Nuestro trabajo tiene que ir siempre al cien por cien para contrarrestar con ilusión a los grandes presupuestos del Madrid y Barça”. Así de rotundo fue el entrenador del Sevilla, que no es que se sienta presionado por todo el ambiente que rodea al equipo, pero que sí al menos trata de echar el balón al suelo.

Sin embargo, uno de los que ha echado más palos en candela ha sido el propio Del Nido. Afirmó el martes que podía llegar a  dudar en si el Barcelona tiene más plantilla que el Sevilla... “El presidente es inteligente y él sabe los discursos que tiene que dar, cómo los manda y qué intención tienen. Todo lo hace para beneficiar al club y yo respeto todo lo que él diga. Es un fanático del Sevilla y se mueve sólo con el único animo de ayudar.  Yo lo que puedo decir es que la plantilla que tengo es muy equilibrada y en ella todo el mundo se siente involucrado”, dijo el arahelense recordando su sistema de rotaciones que tan buen resultados está dando en este arranque de curso. De todas formas, Jiménez cree que es muy precipitado pensar que el Sevilla puede luchar por el título de Liga y, aunque entiende todo lo que se genera en el entorno del equipo, mantiene los pies en el suelo: “Los que estamos en el campo somos los que disputamos los partidos y sabemos que somos el quinto presupuesto de España. Hablar más allá del partido con el Deportivo es aventurado y complicado”.

No esconde el preparador blanco que la racha que está ofreciendo su equipo es inmejorable, pero sabe que tarde o temprano cambiará. “Hemos ganado consecutivamente siete partidos, buscaremos el octavo. Ganarle al Madrid es bonito y muy importante,  pero llegarán las derrotas y ojalá que tarden en venir. Pero el trabajo diario es el único que te lleva a hacer llegar a los los récords y a esas cosas que vosotros tanto controláis”, precisaba el técnico, quien recordaba que su equipo la pasada temporada, a pesar de haber acumulado muchas bajas, mantuvo el pulso con el Barcelona bastante tiempo. “Si nosotros somos capaces como el año pasado de aguantarle al Barcelona en la primera vuelta, podremos mejorar nuestro objetivo. Estuvimos veintitantas jornadas ahí y luego el Real Madrid con un arreón en la segunda vuelta nos arrebató la segunda plaza”, rememoró.

Jiménez reiteró ante los periodistas que él no ha cambiado su forma de actuar saliendo al paso de quienes defienden que ha mejorado en sus planteamientos tácticos. Surgió el ejemplo del cambio de Konko como central tras la lesión de Squillaci... El técnico ironizó sobre ello. “Si es un cambio arriesgado y si sale bien es un gran cambio, pero si sale mal es un desastre de cambio, pero todo eso es posteriori”, subrayó. Mientras, negó que su responsabilidad dentro de la buena marcha del equipo sea tanta como la que se dice que tiene en las derrotas: “El grado de importancia de mi trabajo es mínimo. El mérito es del trabajo de los jugadores”.

Por último, Jiménez se refirió a un tema de actualidad desde que Del Nido aseguró que Del Bosque podía ya convocar a Jesús Navas. El técnico, que lo conoce bien, elogió a su jugador y explicó la situación con gran nitidez. “Con Navas hablo a diario, en el campo o en los vestuarios. Es una persona impresionante y un deportista fuera de lo común, un atleta. El factor de poder ir a la selección o no es algo que tiene que decidir él y por mucho que se hable, hasta que él se no se pronuncie y diga que está preparado para ir no habrá nada que hacer. Ni presidente ni representante, el que va a jugar en la selección es Jesús Navas”, afirmó con rotundidad. En este sentido añadió que “hay personas en su entorno que le podemos influenciar un poco, pero la decisión la tiene que tomar él, que es una persona muy adulta y madura”. El técnico aseguró que cada día que pasa está mejor y que el jugador le ha dicho que su ilusión es estar en un Mundial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios