Konoplyanka el deseado

  • El ucraniano rezuma alegría y compromiso en su presentación como nuevo jugador ante una afición que ya lo considera su ídolo.

Quizá fuera Álvaro Negredo el último fichaje que más pueda acercarse en cuanto ilusión generada en el sevillismo. Aquel Sevilla, en cambio, ya tenía a Luis Fabiano y a Kanoute y el vallecano era un complemento de lujo. Yevhen Konoplyanka, como protagonista principal, marcó un estilo, una línea del futbolista diferente que pretende ser y es. Lejos de la frialdad rusa que pueda estereotipar a un jugador ucraniano, la nueva estrella del Sevilla procura sacar hacia fuera todo el desparpajo que ha podido palpar en sólo dos días de concentración -la mano de Reyes y alguno más se masca- con un grupo en el que las bromas están a la orden del día. Alegre, comprometido, deseando hablar cuanto antes español... el ex extremo del Dnipro cautivó a la afición en su primera comparecencia en el Sánchez-Pizjuán, en la que no le faltó ni el penalti simulado en el área improvisada en el antepalco ni la frase que deseaban oír sus nuevos fieles: que es "sevillista" desde chico. 

Si la afición está que salta con su nuevo ídolo, ni que decir tiene que los rostros de los responsables del fichaje del verano, José Castro y Monchi, eran el reflejo de su interior. Orgullo por dentro y por fuera. El jugador, pese a la barrera del idioma, estaba en su salsa. "Había muchas ofertas, lo reconozco, desde mi infancia, el Sevilla me hizo ilusión. Me gusta el estilo de juego, el entrenador... Llevo aquí dos días y he disfrutado, entiendo que estoy en mi sitio. Pienso que el próximo trofeo que ganemos será la Liga de Campeones", se atrevió incluso a asegurar un Konoplyanka que ha levantado muchísimo revuelo en el sevillista, que está deseando verlo en el terreno de juego. Allí no se considera una estrella, sino uno más, algo que le gustó oír al ex portero: "No soy mejor que nadie, todos los jugadores de esta plantilla tenemos nuestro valor, somos un equipo y cuando ganemos un título, será para todo el equipo. Siempre he considerado que un equipo es una familia. No va a ser fácil hacerse con un puesto en este equipo, el nivel es muy alto. Va a ser muy difícil jugar y convencer al entrenador debido a que el nivel de la plantilla es muy alto".

Konoplyanka, que en La Manga ha tenido el apoyo directo de uno de los nuevos recuperadores que han llegado al equipo de técnicos y que ha trabajado en el CSKA de Moscú, Juan Jiménez Candau, chapurreó sus primeras palabras en español con cierta gracia y prometió, como bien ha demostrado el pasado fin de semana, aprender rápido. "Si pudiera  hablar español, me sentiría como en casa. El equipo está colaborando. Quiero agradecerle la acogida que me han dado. Intentaré aprender con la mayor dedicación posible. Dentro de un mes, cuando dé la próxima entrevista la daré en español".

Sus anfitriones, presidente y director general deportivo, sacaron pecho por habérselo arrebatado a clubes de postín, entre ellos el Atlético de Madrid."Es un orgullo que teniendo ofertas más altas haya venido aquí, prueba inequívoca de que el jugador quiere jugar en el Sevilla, mejorar aquí y disputar la Champions con nosotros", dijo Castro, que habló de un futbolista "distinto que tenía muchas novias".

Monchi quiso destacar su trayectoria: "Descubrir a Konoplyanka no es nada difícil. Lo seguimos desde hace siete años cuendo estaba en la sub 19. Es uno de los jugadores ucranianos junto a Yarmolenko más importantes. Quiero que rinda, que juegue al nivel del Dnipro y junto a sus compañeros haga que el equipo sea una estrella".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios