Míchel: "No haremos nada si pensamos que somos ese Sevilla campeón"

  • El madrileño llega al banquillo de "un gran club" y desvela el rumbo de su proyecto, con cambios "no sólo en lo futbolístico, sino también en lo emocional".

Comentarios 13

Míchel ya ha sido presentado como nuevo técnico del Sevilla, "un gran club", subrayó varias veces, pocos minutos después de la despedida de Marcelino. El presidente, José María Del Nido, presente en la despedida y en la llegada, entendía que se han vivido "dos caras de la misma moneda en la sala de prensa".

El que llega, Míchel, afirma que "no haremos nada si pensamos que somos ese Sevilla campeón" y asegura que no le ha dicho a "ningún club que no" para tomar las riendas del Sevilla, "porque no espero que a ninguno de mis compañeros le vaya mal". "Conozco la plantilla, sería difícil no conocerla, por la cantidad de buenos jugadres que tienen", ha asegurado, al tiempo que ha reconocido que llega a enfrentarse a "una situación anómala, de un club que ha tenido estos años buenos resultados. Lo he sufrido como jugador y como entrenador y espero disfrutarlos como entrenador".

El madrileño se ha mostrado "convencido" de que con sus jugadores podrá salir adelante. "Soy optimista por naturaleza, incluso en otros equipos en otro momentos, pero tambien soy realista. No podemos hacerlo pensando que somos el Sevilla campeón", un mensaje de humildad a la plantilla. A partir de ahí, no se ha marcado objetivos de Champions, sino "cualquier meta", algo imposible para esta temporada pues está fuera de las dos copas.

Asimismo, ha enviado un mensaje a su plantilla, en cuya calidad no ve el problema de los malos resultados. "Tienen que darse cuenta de en qué club están, y yo creo que lo saben. Este equipo no tiene problemas de jugadores, intuyo que tiene problema de otras circunstancia que vamos a intentar modificar", ha subrayado.

Míchel ha realizado un alegato en favor del fútbol de calidad. "No conozco a  nadie que no juegue bien al futbol y que sea campeon. Pretendemos jugar bien", ha asegurado. Asimismo, ha desvelado algunas trazas de su proyecto: "La solución no la tengo que poner yo solo, yo tengo una idea de cómo darle un rumbo al juego, no sólo en lo futbolístico sino también en lo emocional". Algo que complementa con que en su andadura como técnigo le gusta "comunicar con los jugadores. Me gusta que entiendan".

La afición nervionense, históricamente, no ha tenido una buena relación con Míchel, desde sus años en el Real Madrid, algo que no preocupa al flamante técnico sevillista. No le preocupa y no lo toma como algo serio, pues ha visto "cánticos y fotos esta misma mañana. No me afecta, eso está muy bien. Cuando me vean como entrenador del Sevilla, no creo que piensen que vengo a perder, el que lo piense no me conoce".

Sobre si tuvo ofertas del Real Betis cuando Mel estaba en la cuerda floja, Míchel lo ha negado tajantemente, y ha dado a conocer que ha hablado con su "íntimo amigo" Rafael Gordillo, que le ha llamado para felicitarle esta mañana. "Con Pepe Mel también me llevo bien, fuimos compañeros, ¿por qué iba a ser mala la relación?", se ha preguntado. Míchel ha salido el paso al asegurar que "ahora es mi principal rival", y que también tiene en Sevilla un amigo igual de íntimo como es Enrique Magdaleno. "¿Habría eso impedido que hubiese entrenado yo a otro equipo? No", ha zanjado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios