sevilla f.c.

...Y a Palop le recuerda al Sevilla de Juande

  • El meta apuesta por el partido a partido y no lanza las campanas al vuelo, pero observa muchas coincidencias entre el equipo de Míchel y el de los títulos · "Es el juego por las bandas, las salidas rápidas, la cantidad de llegadas al área rival", refiere.

Comentarios 8

Andrés Palop tal vez personifique como pocos al Sevilla de los títulos. Lejos ya de la ciudad Daniel, Luis Fabiano, Renato y otros nombres ilustres, aquí aún prolongan sus carreras futbolísticas Kanoute, Escudé y el propio guardameta, además del aún joven Jesús Navas. Los cuatro, curiosamente, jugaron los noventa minutos el pasado domingo en Mestalla, en el fundamental triunfo de los nervionenses contra el Valencia, y Palop, siempre certero en sus análisis, se atrevía incluso a recordar épocas pasadas, "porque este equipo comienza a hacer algunas cosas de los tiempos de Juande Ramos".

Es lógica esa euforia, son palabras en los mismos intestinos de Mestalla, sus compañeros ya están en el autobús que parte hacia el aeropuerto de Manises y el guardameta saluda a todos los periodistas y al personal del Valencia Club de Fútbol mientras su familia lo aguarda en la puerta para pasar un par de días de descanso en su ciudad natal. Pero Palop no tiene problemas para conceder unos minutos al único enviado especial de la prensa sevillana y realizar un análisis de la nueva situación. "El aire está corriendo ahora a favor, las cosas están saliendo bien. El equipo está trabajando bien, tiene otra mentalidad, se ha liberado un poquito y estas dos victorias son fundamentales para crecer", apunta en el primer análisis.

¿Y cómo puede cambiar radicalmente todo en sólo dos semanas? "Todo es la confianza, necesitábamos ganar un partido y lo ganas y la confianza crece y el equipo se atreve a hacer más cosas, todos los jugadores lo hacen y así lo han demostrado. El equipo ha hecho incluso muchas cosas que han recordado a los años de Juande, mucho juego por las bandas, mucha rapidez, muchas contras, mucha llegada. Mucha salida desde atrás. Esa victoria contra Osasuna, como ya dije en su momento, cobra mucha importancia porque el equipo se ha liberado y el entrenador también está haciendo un trabajo mental muy importante y creo que también se está notando", profundiza un veterano que ha recuperado la titularidad mentando algo así como la bicha en los últimos tiempos del Sevilla, los años de Juande Ramos en el banquillo.

Hay que insistir, por tanto, en ello, en esa comparación no solicitada por el periodista con el Sevilla de Juande Ramos, aquel que tantas alegrías les proporcionara a los suyos. Ahí va la versión algo más profunda de quien observa a sus compañeros desde atrás: "No vamos a lanzar las campanas al vuelo, vamos a tener paciencia y vamos a trabajar, pero sí que hay unas pinceladas. Cuando me veo dentro del terreno de juego y veo las salidas, la circulación del balón, las llegadas y cómo lo hacemos tengo esa sensación, de que parece que vayamos por ese camino, pero queda mucho trabajo, muchas cosas por hacer y vamos a intentar darle más brillo a lo que estamos haciendo".

Sin embargo, está claro que la situación es bastante diferente en todos los sentidos, también en la confección de la actual plantilla, de un grupo de futbolistas con algunos déficits evidentes respecto a aquellos años. Por ejemplo, el físico es más endeble. "Puede ser que le falte algo de físico, porque cada maestrillo tiene su librillo y cada uno trabaja de una manera", arranca Palop para puntualizar con posterioridad que "tal vez al equipo le falte algo más de físico para poder llegar un poquito más frescos a cada final del partido, habiendo, además, un solo partido cada semana. Pero contra el Valencia sí hubo una buena respuesta y el equipo aguantó más el tirón. El Valencia venía también de jugar y se le ha visto un poquito más cansadete. El equipo no se ha desfondado esta vez".

Sevilla es una ciudad de extremos, donde se pasa de la cima a la sima y de la sima a la cima con una facilidad tremenda. Palop ya ha tenido tiempo para aprenderlo en sus años como sevillista y por eso se encarga de atemperar la euforia. Ni siquiera quiere hablar de cambiar de objetivos. "Es así, vamos a seguir igual, porque nos está yendo bien con la mentalidad de ir partido a partido. Ahora debemos disfrutar de la semana del triunfo porque nos está dando confianza, nos está dando tranquilidad y vamos a pensar sólo en el partido contra el Atlético de Madrid. Después, si vamos creciendo, si nos vamos viendo bien de cara al final de la temporada, vamos a ver a qué optamos, pero no vamos a lanzar las campanas al vuelo porque creo que la afición sevillista no se merece que le podamos fallar en estos momentos", argumenta un hombre que ha recuperado la felicidad futbolística.

No le faltan motivos para ello y entonces se le recuerda que en Valencia jugaron los 90 minutos junto a él Kanoute, Escudé y Jesús Navas. "Sí, la vieja guardia, que muchas veces la han dado por acabada y ahí estamos". Es la manera de ver las cosas de Palop, aunque con urgencia reparte los méritos con toda la plantilla. "Todos se merecen jugar y creo que el equipo está haciendo un gran trabajo, todos merecemos jugar desde el primero hasta el último porque todos están entrenando bien, pero, desgraciadamente, el míster tiene que decir un once y luego los tres cambios. La dinámica es que la gente lo entendamos y que todos vayamos remando en el mismo sentido porque al final eso nos va a llevar a buen puerto".

Cambio de tercio y vuelta al principio de todo, a ese cambio de mentalidad experimentado a las órdenes de Míchel como entrenador. Palop tiene ya 38 años, estudia para ejercer como técnico y tal vez pueda explicar cómo se produce esa metamorfosis en un equipo de fútbol. "La confianza es la victoria, cuando tú entras en una dinámica de no ganar, de perder y perder y de verlo todo tan oscuro, el equipo asume un rol perdedor, un rol que no le sale nada. A la primera que recibíamos un golpe parece que se bajaba los brazos y a lo mejor daba la sensación de que el equipo no se empleaba a fondo, pero creo que todo era moral. Por eso decíamos tantas veces que teníamos que conseguir una victoria, porque eso nos ha dado otro aire, así ha sido. Como se ve, el equipo ahora siguió con la confianza del partido anterior y ha sido capaz de sobreponerse". Así lo ve el futuro entrenador Andrés Palop.

Y para finalizar, unas palabras para un hombre que sí ha irrumpido con fuerza en estos dos últimos partidos, para un futbolista que ha cogido el timón del equipo. Palop piropea a Rakitic, "porque es un jugador que cuando empieza a funcionar nos da un desahogo tremendo, con sus pases, con sus cambios de orientación, con su trabajo, con sus goles, que vendrán seguramente. Es un jugador fundamental para nosotros". La metamorfosis del Sevilla, según Palop, antes de abandonar Mestalla con la sonrisa de oreja a oreja para pasar un par de días con los suyos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios