Razones para una psicosis

  • Recaída Acosta protagoniza la escena desagradable de la jornada al volver a torcerse el tobillo que lo ha dejado fuera del equipo tres meses Pruebas El argentino pasa hoy por Radiología para conocer el alcance

Comentarios 5

Cuando Manolo Jiménez daba ayer por concluido en el entrenamiento del Sevilla lo hacía preso de una sensación entre la impotencia y el cabreo. Se desahogaba golpeando con rabia el primer balón que se cruzó en el camino.

Se acababa de volver a lesionar Lautaro Acosta, precisamente en el tobillo recién recuperado, protagonizando la escena más dramática de toda la sesión de trabajo. El argentino, que ha tardado en reaparecer tres meses tras el esguince que sufrió en el partido ante el Stuttgart, se dejó el pie atrás al disputar un balón junto a su compatriota Fazio. Los gritos y los gestos de dolor del joven internacional albiceleste llevaron la intranquilidad junto a la carretera de Utrera, atendido sobre la marcha y constatándose de que una nueva torcedura lo hará volver atrás cuando sólo ha podido disputar un partido de titular -el derbi- desde su reaparición.

No obstante, debido a la inflamación que presentaba el maltrecho tobillo de Acosta, las pruebas radiológicas que determinarán el alcance de esta nueva dolencia se pospusieron hasta el día de hoy, pero en principio el jugador está descartado para el partido que el Sevilla debe jugar este donmingo en Barcelona frente al Espanyol en Montjuïc. Hasta hoy los médicos no darán un pronóstico definido, pero los precedentes hacen pensar que el argentino pasará varias semanas fuera del equipo, habida cuenta de los problemas que Acosta ha tenido para recuperarse de esta lesión de tobillo, con viaje incluido a dos clínicas especializadas, primero en Vitoria y luego en Amsterdam, y la visita de un quinesiólogo argentino hasta Sevilla para el seguimiento de su recuperación.

De cualquier forma, Jiménez empieza a desesperarse, pues se ve sin efectivos para afrontar con garantías una fase decisiva de la temporada. Para colmo, Renato también se retiraba del entrenamiento de ayer antes de tiempo por unas molestias en un hombro, aunque, según los médicos, ello no le va a impedir jugar el domingo en Montjuïc.

Para enfrentarse al equipo de Pochettino, Jiménez sólo tiene a 14 futbolistas alineables -Duscher está sancionado- y sanos de la primera plantilla sin contar a Perotti, que aún no ha debutado. De ellos, dos son porteros y y seis deben ser evaluados a su vuelta de jugar con sus respectivas selecciones: Squillaci, Dragutinovic, Romaric, Diego Capel, Adriano y Kanoute. Además, hay que recordar que Fazio y Mosquera aún tienen molestias, sobre todo el colombiano, que no hizo ayer el entrenamiento entero.

La psicosis de las lesiones es algo a lo que no acaba de acostumbrarse el cuerpo técnico del Sevilla, en parte porque no paran de aparecer. Ahora es el turno de la recaída de Acosta, por quien rezan todo lo que saben Jiménez y sus colaboradores. Hoy, una vez pasado el hinchazón, las pruebas radiográficas darán la clave, pero la escena fue poco alentadora.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios