Reyes, el faro añorado

  • El regreso del utrerano, la mejor noticia en plena plaga de lesiones por su liderazgo en el juego de ataque. Con él en la Liga, el Sevilla no ha perdido y ha ganado siete partidos de ocho.

En medio de una tempestad en materia de lesiones, la recuperación de José Antonio Reyes se ha convertido en un haz de luz para Unai Emery. La baja del delantero utrerano ha coincidido con el momento más bajo del equipo sevillista en cuanto a resultados, enlazando cuatro derrotas consecutivas fuera de casa contabilizando el partido de ida de los cuartos de final de Copa del Rey ante el Espanyol (precisamente cuando cayó lesionado) y las tres salidas ligueras saldadas con los puntos perdidos ante Valencia, Real Madrid y Getafe.

Por su forma de entender el fútbol, Reyes se había convertido en los últimos meses en un jugador primordial para el patrón de juego del Sevilla de Emery por su capacidad para dirigir el ataque, por lo que su regreso es una buena noticia en medio de la plaga de lesiones que persigue a la primera plantilla sevillista.

Reyes fue sustituido por lesión en el descanso del encuentro en Cornellà y el periodo de recuperación fue estimado en tres semanas. El canterano sufría una rotura miofascial en el músculo semitendinoso de la pierna izquierda. Sin Reyes, el Sevilla ha echado en falta la figura de un organizador, ese hombre capaz de responsabilizarse de la dirección del juego, mantener la posesión del balón y dar el último pase. El argentino Éver Banega, llamado a hacer esa función, no se ha erigido como ese jugador importante salvo en contadas ocasiones, con lo que el Sevilla se ha visto resentido en sus prestaciones a la hora de controlar determinados partidos.

Reyes, ya recuperado, se entrena desde el pasado lunes con el resto de sus compañeros y su presencia en el duelo ante el Córdoba mañana, aparte de ser de gran ayuda para un partido importante y en el que los de Emery necesitan los puntos para despejar dudas, servirá también para que el utrerano adquiera ritmo de juego de cara al importante choque el jueves siguiente debe librar el equipo de Emery ante el Borussia Mönchengladbach en la UEFA Europa League, una competición que ha adquirido una vital importancia para el sevillismo después de la eliminación copera a manos del Espanyol.

Ese mismo sevillismo ha entendido que Reyes es ya un jugador clave. El Sánchez-Pizjuán ha coreado en varias ocasiones su nombre en esta campaña en la que los números lo dicen claramente: con Reyes el Sevilla no ha perdido ni un solo encuentro y, de hecho, de ocho partidos jugados ha ganado siete, algunos de ellos con una actuación clave y magistral del diez blanco, como ante el Granada (5-1). Victorias frente a la Real Sociedad (1-0), Deportivo (4-1), Rayo Vallecano (0-1), Celta (1-0), Almería (0-2) y Málaga (2-0) llegaron con Reyes en el equipo, siendo esta última su comparecencia en la Liga el pasado 18 de enero. El 0-0 en casa ante el Eibar es el único resultado no del todo positivo que puede contabilizarse. En la Europa League, Reyes fue alineado en los seis partidos de la fase de grupos, cosechando tres victorias en casa, dos empates y sólo una derrota, ante el Standard de Lieja (3-1).

De todas formas, más allá de las frías estadísticas están las sensaciones y éstas dicen que el Sevilla necesita a Reyes, un faro que ya está aquí.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios