Ritmo, energía, presión, posesión, alegría...

  • Míchel dirige su primera sesión al frente de su nueva plantilla, de la que se despidió Marcelino.

Comentarios 9

Como inspirado por la luna llena que empezó a atisbarse conforme caía la tarde en la ciudad deportiva, Míchel insufló una nueva energía en la plantilla que este martes le pusieron en sus manos. Los futbolistas, al igual que el resto de los estamentos del club, vivieron una jornada extraña en lo anímico. A las cinco de la tarde, Marcelino pasó por las instalaciones de la carretera de Utrera para despedirse del grupo que dirigió hasta el domingo y para desearle suerte. Media hora después, Monchi, bajo la mirada de José María del Nido, les presentaba a los futbolistas a su nuevo entrenador. Sobre las seis, saltaron al campo, donde esperaban un millar de aficionados que también vivieron con ilusión el estreno.

El nuevo cuerpo técnico que comanda Míchel, con Víctor Sánchez como ayudante, José Vallejo como preparador físico y Carlos Morales como analista, fueron recibidos no sólo por Del Nido y Monchi. Los secretarios técnicos Ramón Vázquez y Víctor Orta se personaron junto al coordinador de cantera, Pablo Blanco. Incluso el ex jugador y ex técnico Diego Rodríguez quiso arropar al nuevo cuerpo técnico, que pudo conocer y pedir consejo a los que continúan y que forman parte del corpus del club: Javi Navarro, Nacho Oria y Javi García. Primero las charlas, luego el balón.

Míchel estuvo muy encima de los rondos de calentamiento que programó después de una primera parte física en el gimnasio. "Quiero agresividad con el balón", les decía a los jugadores, muy encima de ellos en cada movimiento y cada gesto. Y también les pidió un elevado ritmo en la presión sin balón y una rápida combinación en la posesión del esférico, con apoyos constantes. El técnico madrileño estuvo enérgico y cercano.

En la tercera parte del entrenamiento hubo un partidillo en el que abundó en esas directrices y añadió otra: la obsesión con el gol. Míchel pidió a sus futbolistas que lo buscaran de forma constante y rápida. Incluso el millar de aficionados agradeció tan alto ritmo con un aplauso cuando Babá marcó un buen tanto de cabeza.

Fue la puesta en escena del entrenador madrileño, tras un ajetreado día. Este miércoles en una doble sesión de mañana y tarde, pondrá la mira en el partido del lunes. De momento, está pendiente de algunos tocados, como Fazio, que ayer no se ejercitó con el grupo, aunque para Anoeta podrá contar con Cala, Spahic, Alexis y Escudé (apercibido con cuatro tarjetas) como centrales. Sí lo hizo Perotti, aunque no completó todos los ejercicios. Medel y Reyes se entrenaron con normalidad y Luis Alberto también estuvo presente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios