Samba portuguesa

  • La revelación de la pasada campaña en Portugal confirmó su nivel eliminando al Celtic · Correcto en defensa, el Braga se caracteriza por el buen trato al balón

Los guerreros del Miño, el equipo revelación del pasado curso en Portugal, dirigidos por Domingos Paciencia desde el banquillo y por Fernando Couto desde la secretaría técnica, buscan debutar en la fase de grupos de la Liga de Campeones.

El Sporting de Braga, fundado en 1921, luchó la pasada temporada con el Benfica por alzarse con la Liga Sagres, superando en la clasificación a dos colosos económicos como el Oporto y el Sporting lisboeta. Su gran rendimiento se basó en su excelente nivel como local, pues en casa cedió sólo un empate. Su estadio, por cierto, es el coqueto AXA, construido para la Eurocopa de 2004 y con una capacidad para 30.154 espectadores.

En cuanto a su fútbol, la baja más importante que ha tenido el Braga esta campaña, junto con el regreso de Hugo Viana al Valencia tras su cesión, es la del guardameta internacional Eduardo, que fue traspasado al Genoa. Precisamente la portería se ha convertido en el mayor quebradero de cabeza este verano, ya que Quim, fichado del Benfica para sustituir a Eduardo, se lesionó en su primer entrenamiento para seis meses y el brasileño Moraes tuvo problemas en la espalda, de modo que para la previa contra el Celtic fue Mario Felgueiras el que tuvo que defender la portería del club luso.

El juego del Braga es totalmente opuesto al estilo defensivo de Sampdoria o Auxerre que tanto se temía antes del sorteo. Los portugueses cuentan con una defensa organizada bastante solvente, y a la hora de la creación los brasileños, que son una colonia en el vestuario, son los encargados de elaborar y finalizar las jugadas. En el lado negativo carecen de profundidad en ocasiones, pero es un conjunto al que no le quema el balón y al que no será fácil arrebatárselo.

Personalizando, en defensa el hombre fuerte es el peruano Alberto Rodríguez, apodado El mudo en su país. El encargado de llevar la manija del equipo es Vandinho, capitán del equipo y que en 2006 ya fue derrotado por el Sevilla en la fase de grupos de la extinta Copa de la UEFA. Arriba, el mayor peligro es la movilidad de Alan, Paulo César y Matheus, aunque ninguno de ellos destaca por su instinto goleador.

A priori, el Braga utiliza un estilo que debería favorecer al Sevilla, siempre que los de Álvarez consigan hacerse con el dominio de la pelota, porque sin ella los lusos sufren, pero con ella son peligrosos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios