Sevilla FC

Arias, fuera; Montella sigue

  • Castro destituye al director deportivo, que seguirá de enlace de la plantilla hasta mayo pero sin planificar nada

  • "El técnico nos transmitió fuerza y ánimo para llevarnos a Europa", argumenta sobre la continuidad del entrenador

José Castro, flanqueado por Jesús Gómez y Gabriel Ramos, en el estadio. José Castro, flanqueado por Jesús Gómez y Gabriel Ramos, en el estadio.

José Castro, flanqueado por Jesús Gómez y Gabriel Ramos, en el estadio. / antonio pizarro

Comentarios 2

Maratoniana jornada en el Ramón Sánchez-Pizjuán, donde el consejo de administración del Sevilla decidió destituir a Óscar Arias como director deportivo y dejar a Vincenzo Montella en el cargo de entrenador. Fue tras una reunión larguísima que por momentos parecía eternizarse. Pero sobre las 23:00 José Castro anunció las soluciones adoptadas después de la gravísima derrota en la final de la Copa del Rey, que ha terminado de dinamitar una figura que ya no tenía apoyos ni fuera ni dentro del club. El onubense continuará como enlace de la plantilla hasta el final de la temporada, un difícil trago para él, porque ya no ejercerá el cargo de director deportivo. Joaquín Caparrós se asoma a Nervión.

"El consejo que presido ha adoptado la decisión de que el director deportivo no continuará una vez que finalice la Liga -anunció el presidente nervionense en la sala de prensa del estadio-. Seguirá ejerciendo las labores propias del cargo relacionadas con la primera plantilla, pero no tomará decisiones en la planificación de la próxima temporada. El Sevilla confía en tener un nuevo director deportivo en un mes o menos".

La continuidad de Montella es quizá más sorprendente que la destitución de Arias, aunque, como ya quedó plasmado en este diario, era una solución esperable y trasladada desde distintas voces de peso del club, entre otras cosas por el escaso margen de tiempo para encontrar un entrenador que meta al Sevilla en la Liga Europa en estas cinco jornadas. Pero Castro dio otros argumentos, según dijo, más sólidos, fundamentados en la sensación que les transmitió a los miembros del comité ejecutivo en la reunión del pasado domingo.

"El domingo, cuando llegamos de Madrid, nos reunimos tres horas con él. Y está con ganas, con fuerzas y con ánimo, con capacidad y confiado en que llevará el equipo a Europa. Tiene muchas ganas y confianza. Y esa misma confianza es la que tenemos nosotros en él", argumentó el dirigente, al que convenció el napolitano en la reunión con Gabriel Ramos y José María Cruz, los otros miembros del comité ejecutivo con los que se dio cita.

El mismo comité ejecutivo se vio también con Arias el mismo domingo y las sensaciones no fueron las mismas. Más allá de que el onubense haya sido elegido como cabeza de turco, la decisión de su destitución también se fundamenta en los graves problemas de planificación que ha evidenciado la plantilla, y otros departamentos, desde el principio: la apuesta por una zaga con riesgo de lesiones, como ha sucedido con Pareja y Carriço; el asunto del lateral izquierdo, resuelto mal y tarde con el fichaje de Carole, que ni siquiera fue inscrito para la Champions; la apuesta millonaria y fallida en Muriel, que no actuaba de delantero centro goleador en la Sampdoria; la destitución de Berizzo; la falta de consenso con Montella a la hora de fichar a cuatro jugadores en invierno infrautilizados; haber tenido que dejar en enero sin ficha de la LFP a Carole y a Ganso desinscribirlo de la Champions; la situación de la cantera, con el descenso virtual del Sevilla Atlético y la no clasificación para jugar la Copa del Rey del División de Honor...

Según reconoció Castro, la decisión de destituir a Óscar Arias fue adoptada "por unanimidad" por todos los miembros del consejo, pese a que entre éstos habían otros asuntos objeto de disensión. Efectivamente, el onubense se había quedado sin ningún apoyo. Además, "habrá una reestructuración de varias áreas, entre ellas la deportiva", dijo Castro.

El club prevé una nueva estructura departamental y a Castro le preguntaron en la sala de prensa directamente por Joaquín Caparrós, y no rechazó tal posibilidad. "Estamos en puertas de un cambio en cuanto a quién dirigirá la sección deportiva. Esto no volverá a ocurrir. Hay cosas que tenemos que cambiar y las cambiaremos. Para eso estamos aquí". Con Caparrós ya tuvo conversaciones recientes Castro, aunque no directamente tras la final de la Copa ni como posible sustituto de Montella. El dirigente utrerano quiere darle a su paisano un cargo importante en la dirección de todo el departamento de fútbol, aunque no tiene por qué ser exactamente el de director deportivo, que puede estar encarnado por otra persona. Sobre el futuro de Montella el curso próximo parece claro que no seguirá, aunque todo depende del final de campaña. "Esperaremos al final de la temporada y decidiremos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios