Deportes

Una Supercopa condicionada

  • El Sevilla afronta mañana la vuelta ante el Barça con la mirada puesta en la eliminatoria ante el Braga

Comentarios 6

Eltropiezo ante el Braga en la ida del play off de la Champions puede cambiar los planes iniciales del Sevilla en los próximos días. La importancia de lograr el billete a la Liga de Campeones ha abierto las dudas sobre las posibles rotaciones en el encuentro de vuelta de la Supercopa, que disputará mañana ante el Barcelona con la ventaja del 3-1 logrado en la ida.

Antonio Álvarez quiere asegurarse de que todos sus jugadores llegan bien a la cita y, aunque la temporada acaba de comenzar, algunos podrían acumular cansancio de cara al duelo del próximo martes ante los portugueses. Los futbolistas ya aseguraron tras el encuentro de Braga que buscarán el título mañana, aunque se antoja probable que los actores protagonistas no sean los mismos que los esperados en el caso de que la eliminatoria europea hubiese estado encarrilada. El técnico sevillista deberá evaluar las necesidades para tratar de ganar el primer título del año y pensar en la cita del martes. De cara a mañana, Álvarez decidió llevarse a toda la plantilla a Barcelona.

Una de las posibles novedades en el once inicial podría ser la del italiano Cigarini, que partió desde el banquillo en los dos últimos choques, lo que permitiría que Renato descansara de cara al choque de Champions. Negredo, que dejó buenas sensaciones en sus minutos ante el Barça, tiene todas las papeletas para ser de la partida desde el comienzo dejando fuera a Kanoute o Luis Fabiano, que serán los que salgan de inicio ante el Braga de nuevo.

Mientras, el Barcelona llegará con todos sus internacionales españoles y cabe esperar que Guardiola incluya a muchos de ellos en el once de salida. Uno de ellos, Piqué, habló ayer sobre el partido: "El equipo está bien. Intentaremos hacer nuestro juego, ser fieles a nosotros y a partir de aquí creo que podemos ganar y conseguir la Supercopa. Tenemos que centrarnos en nosotros y a partir de ahí meter el primero y luego el segundo". El Barça saldrá con un equipo muy cercano al de gala, mientras que el cuadro hispalense tendrá que priorizar la Champions y tirar de plantilla para afrontar la posibilidad de un nuevo título para sus vitrinas. De esta forma, las complicaciones de la ida por la falta de ritmo de los internacionales españoles se convierten ahora en condicionantes en las filas del Sevilla con motivo de una cita europea que marcará el devenir del equipo a lo largo de la presente temporada.

Con todo, el encuentro de mañana también se presenta como una oportunidad para Antonio Álvarez de calibrar la mejora del equipo tras el encuentro de Champions. La segunda parte realizada en tierras portuguesas ha despertado dudas por la pérdida de fuerza en el centro del campo, aunque el Sporting de Braga ya ha iniciado su campeonato liguero y tiene a los suyos más rodados. No ocurre lo mismo con un Barça en plena preparación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios