Tiflis, la evaluación final

  • Emery y Monchi pondrán la lupa en el mes de agosto para decidir sobre el último refuerzo, que no llegará antes de la Supercopa. La apuesta del técnico por Luismi dirige las miradas al ataque.

Salvo sorpresa o movimiento en el mercado que ofrezca una posibilidad irrechazable, el Sevilla no tiene previsto reforzar su actual plantilla hasta una vez pasada la Supercopa de Europa. Todo puede ocurrir, pero en principio la cita del 11 de agosto ante el Barcelona en la ciudad georgiana de Tiflis forma parte de la evaluación que los técnicos quieren llevar a cabo sobre la plantilla para decidir qué puesto y con qué perfil de futbolista poner la guinda.

Aunque poco a poco se va definiendo la dirección de los esfuerzos, la opinión de los responsables es esperar a comprobar la respuesta de la plantilla tanto en los tres amistosos que quedan antes del primer partido oficial, como, si fuera el caso, en la cita ante el equipo de Luis Enrique. De hecho, aunque la competición empieza aún en agosto, el cierre del mercado no está fijado hasta el 1 de septiembre. El Sevilla avanzó ayer en la estrategia final al hacer oficial algo que llevaba unos días enjaretando, la incorporación de Luismi de manera definitiva a la primera plantilla para así permitir a la dirección deportiva reforzar el ataque u otra posición, ya que las carencias en el centro de la defensa por la lesión de Pareja y las lógicas dudas que su recuperación inspira por la gravedad que encierra la rotura de un cruzado se mitigan con la presencia de Luismi. El canterano ha convencido a Emery, que incluso ha frenado una salida a un club de Segunda División prácticamente cerrada para que se convierta en el cuarto central junto a Rami, Carriço y Kolodziejczak.

Luismi acordó su ampliación de contrato un año más, firmó su ficha de profesional y lucirá, por tanto, el dorsal 16, que estaba reservado para una incorporación, como el 24. Con ello, al Sevilla le queda libre sólo una ficha, cumpliendo además Luismi con los requisitos que la UEFA exige para futbolistas de cantera en la lista oficial para la Champions, que ya ocupaban Sergio Rico y Reyes.

En particular, todos los focos se centran ahora en el ataque, donde Emery intuye que va a necesitar efectivos de garantías. Las pruebas ante Watford, Brighton y AEK de Atenas -ésta tres días antes de la Supercopa- pueden dar una medida de lo que quiere el entrenador y de lo que busca el director deportivo, aunque mucho más, la cita en Georgia.

Y es que varias dudas animan a pensar definitivamente en la incorporación de un delantero. Primero, que Gameiro ha demostrado ser un excelente competidor para un nueve como Bacca, pero que el susto que protagonizó en Francia ha traído a la memoria cierta predisposición a las lesiones musculares por su alto porcentaje de fibras blancas o de contracción rápida. Aunque las pruebas médicas determinaron que el francés no sufre una dolencia grave y también es cierto que la pasada temporada pasó un largo periodo sin contratiempos de este tipo, también es verdad que su rol con minutos sobre todo saliendo desde el banquillo no es el mismo que siendo el punta titular. Ciro Immobile de momento no ha cogido el ritmo que se esperaba de él y con respecto a Juan Muñoz, Unai Emery, pese a su acierto goleador en pretemporada, mantiene sus dudas sobre su capacidad ahora mismo en el fútbol de élite con la exigencia que tiene el actual Sevilla.

La apuesta por Luismi cuando los focos iban hacia el utrerano parece decantar definitivamente el esfuerzo del último fichaje a la delantera, aunque los técnicos aún tienen que decidir qué tipo de atacante completaría mejor la plantilla. Quedan cosas que ver y para eso está el verano (Supercopa incluida). Hay que ver a Kakuta y qué puestos puede ocupar, hay que ver qué roles puede adoptar también Konoplyanka y habría que definir si el equipo necesita mejor un hombre de área o un mediapunta con más movilidad.

Igualmente, tampoco se descarta que la plantilla lo que demande al final sea un medio centro. Si bien el puesto de Luismi -aunque Emery lo quiere como central- es el de pivote, tampoco se olvida en las reuniones de los técnicos que Krychowiak es el único que cumple una función muy específica en el esquema de Emery. Y todavía pueden producirse algunas salidas...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios