Un año con el cerrojo echado

  • Con el norte perdido en las salidas, el Sevilla se aferra a la magia de Nervión, invicto en Liga desde hace 367 días. Sólo el Atlético supera sus números como local.

Comentarios 3

Si la fiabilidad en entredicho por culpa de sus últimas cuatro salidas (sacando de ellas quizá el partido realizado en el Santiago Bernabéu) ha devuelto unas dudas que parecían ya disipadas en el Sevilla de Emery, en el otro lado de la balanza está su tremenda seguridad en casa. Es verdad que en el último mes el rendimiento general del equipo nervionense ha caído y se ha visto de forma patente en estos partidos mencionados y saldados con derrota, tres en la Liga (en Valencia, Madrid y Getafe) y una en la Copa del Rey (en Cornellà ante el Espanyol), pero todavía se agarra a su poder en el Sánchez-Pizjuán, donde acaba de cumplir un año sin perder un partido.

El Sevilla es el único equipo en Primera División que no conoce la derrota en casa esta temporada, pues Real Madrid, Barcelona y Atlético han dejado ir los tres puntos en alguna ocasión. Y esa magia especial que Emery pide generar con la conexión entre público y equipo es a la que ahora mismo se aferra con la llegada de un peligroso tramo de curvas.

El pasado lunes se cumplió un año desde la última derrota liguera de los blancos en Nervión. Fue el 9 de febrero de 2014 y fue el Barcelona el que se llevó el triunfo con un inapelable 1-4. Era la jornada 23 de la pasada campaña y desde entonces el Sevilla no es que no haya perdido en su estadio, sino que incluso es el segundo equipo con mejores números como local, sólo superado por el Atlético de Simeone, campeón del torneo de la regularidad en el curso pasado y que en el presente ejercicio sigue mostrando su fiabilidad en el Vicente Calderón, donde sólo ha dejado escapar cuatro puntos, uno más que los sevillistas.

Con la inminente visita del Córdoba en el horizonte, el Sevilla tiene la oportunidad de ir agrandando esta marca. Tomando como referencia los puntos puestos en juego sólo en los partidos como local desde la jornada 24 de la pasada Liga -los de Emery empataron sin goles con el Valencia-, el Sevilla suma los mismos puntos que el Barça (47) y uno más que el Real Madrid (46), si bien ambos han disputado un partido menos en su estadio que Atlético y Sevilla. El Valencia queda ya lejos (41) y la sustancial diferencia con estos tres equipos la tienen los de Emery en sus visitas, lógicamente, donde han sumado entre 9 y 10 puntos menos que Real Madrid, Atlético y Barça.

No está de más hacer la puntualización de que ninguno de estos tres rivales, claramente los más poderosos de la Liga, han pasado aún por el coliseo nervionense, pero no por ello los datos dejan de tener un tremendo valor, a lo que hay que sumar varios partidos de Europa League y cinco de Copa, competición de la que fue eliminado en el último duelo albergado en el Sánchez-Pizjuán, pero en el que, pese a ello, el Sevilla venció al Espanyol, que pasó a semifinales por el 3-1 de la ida. El caso contrario sí se produjo en Europa, torneo en el que Nervión asistió a la última derrota de los blancos ante el eterno rival, un 0-2 en marzo que luego fue remontado en Heliópolis y del que dentro de un mes se cumplirá también un año.

En espera de que la reacción llegue en el rendimiento en general conforme vaya recuperando efectivos, el equipo de Emery se aferra a esta baza para intimidar a sus enemigos y luchar con garantías (aún en época de vacas flacas) con el Valencia por la cuarta plaza. El Sánchez-Pizjuán es un valor seguro hasta ahora, pero el Sevilla no debe fiarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios