Sin un 'nueve' claro para Tiflis

  • Gameiro parte con ligera ventaja pese al susto sufrido en Reims ante un Immobile al que aún le falta ganar ritmo El rol dejado por Bacca, aún por asignar

A día de hoy el sevillismo no sabría decir a ciencia cierta quién será el nueve del Sevilla en la Supercopa de Europa. Ni viendo los entrenemientos que dirige Unai Emery podrían intuirse cuáles son los planes del técnico en un puesto tan importante como es el de goleador y en una cita tan señalada en el calendario.

Kevin Gameiro y Ciro Immobile son los candidatos y por una cosa o por otra ninguno tiene asido el rol de titular. En el caso del francés, aunque las pruebas médicas revelaron ayer que la causa de su sustitución ante el Stade Reims francés el pasado domingo no reviste gravedad, la evolución que tenga y el rendimiento en los próximos amistosos serán claves para determinar si será el rápido jugador galo el que asumirá la responsabilidad de ocupar el lugar de Carlos Bacca en una cita con un título en juego, más si cabe con la actuación del colombiano en Varsovia, donde anotó dos de los tres goles del Sevilla al Dnipro a la postre decisivos.

Ahora mismo, es verdad que Gameiro cuenta con una ligera ventaja sobre Immobile para la cita ante el Barcelona, pero el italiano, conforme avance en su puesta a punto, no ha dicho la última palabra. El que fuera delantero de la selección italiana en el Mundial de Brasil no ha llegado en la mejor forma física posible a su incorporación con el grupo de trabajo que dirige Unai Emery. Se le intuye un gran olfato de gol y poco a poco va ganando en resistencia tanto aeróbica como anaeróbica para esfuerzos de alta intensidad para estar a la altura del grupo, pero su respuesta hasta el momento ha sido ligeramente inferior a la del resto de futbolistas.

Eso no quiere decir que el italiano tenga menos papeletas que Gameiro para ser titular ante el Barça, puesto que en las dos semanas cortas que quedan para la cita de Tiflis puede mejorar muchísimo y convencer al entrenador, pero a día de hoy parece difícil que el de Fuenterrabía opte por él desde el inicio. Immobile, más en Alemania que en Francia, ofreció cierto trabajo de desgaste arriba, aunque estos movimientos coincidieron con los minutos en los que fue el Werder Bremen el que llevó el peso del juego y el partido se disputó más en campo del Sevilla.

El ex jugador del Borussia Dortmund tiene unas características, además, muy determinadas y distintas a las de Gameiro. Mejor juego de espaldas, pero peor colocación hacia delante (desmarque de ruptura), más oportunismo en el área, pero menos explosión de velocidad... aparte de que ha evidenciado que le queda algo para obtener su mejor estado de forma.

El caso es que puede darse la circunstancia de que se acerque la cita ante el Barcelona y Emery no tenga claro quién es su delantero. Con Juan Muñoz tratando de buscarse un hueco en la plantilla pero con muchas cosas en contra pese a sus goles, todo se torna una incógnita en el ataque sevillista.

Hay quien no descarta que en Tiflis incluso pueda llegar a tiempo un nuevo punta, aunque según parece las miras de los técnicos no están tanto en un nueve puro como en un segundo delantero con más movilidad.

El caso es que la cita es para no perdérsela y tanto Gameiro como Immobile deben ponerse las pilas para convencer a quien al final tiene la llave de todo, un Emery que quiere empezar con otro título.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios