Dos coincidencias con un debut de nefasto recuerdo

  • Míchel se presenta en el Sevilla en Anoeta, como hiciera otro ilustre ex madridista, Camacho

El debut de Míchel en Anoeta trae a la memoria otro de infausto recuerdo para el sevillismo que guarda ciertas similitudes, aunque el momento y la situación no tengan nada que ver. Y es que otro ilustre ex madridista como José Antonio Camacho dirigió su primer partido como entrenador del Sevilla en el estadio de la Real Sociedad, igual que hará Míchel el lunes.

Camacho, de la mano de José María González de Caldas, se hizo cargo del Sevilla en la temporada 96-97, un curso que comenzó con muchísima ilusión y que acabó en decepción absoluta, con descenso incluido a Segunda División tras el paso de tres entrenadores, el ex madridista, Carlos Bilardo y, por último, Julián Rubio.

Pero ni la paz ni la estabilidad de la sociedad son las de ahora, por lo que la referencias a aquel debut sólo pueden citarse en dos coincidencias, el escenario, Anoeta (tres años despúes de inaugurarse) y el pasado madridista del entrenador.

Camacho, en aquella primera jornada de Liga ante la Real Sociedad, alineó a Jiménez de lateral derecho. El griego Marinakis hizo una excepcional primera parte, pero el de Cieza lo dejó en la caseta durante el descanso y el movimiento del rival sacando al nigeriano Yaw para intentar frenarlo no hizo falta. El Sevilla perdió por la mínima (1-0) en el comienzo de una campaña nefasta en la que Camacho duró una vuelta completa, ya que dimitió en el famoso Sevilla-Real Sociedad (2-3) con Monchi de portero en el que, tras ir ganando 2-0 con goles de Salva, Nervión estalló de indignación con la remontada del rival. "Con otro entrenador, posiblemente no habríamos perdido este partido". Frase lapidaria que quedó para la historia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios