Una cuenta pendiente en Almería

  • El Sevilla, que no olvida el recibimiento de la última jornada el año pasado, puede dejarlo al borde del descenso matemático.

Comentarios 20

El encuentro que debe jugar el Sevilla este próximo domingo a las cinco de la tarde en el estadio de los Juegos Mediterráneos cobra una especial dimensión por los acontecimientos ocurridos en Almería en la última jornada de la temporada pasada, en la que el equipo entonces dirigido por Antonio Álvarez se clasificó en el último minuto para la Champions con un agónico gol del canterano Rodri, dejando al Mallorca de Gregorio Manzano sin la cuarta plaza de la clasificación. El recibimiento que tuvo el Sevilla en una de las provincias andaluzas sorprendió porque el Almería, ya salvado, no se jugaba nada en aquel partido y durante la semana incluso se llegó a especular con una supuesta hermandad del fútbol andaluz, algo que, visto cómo se empleó el cuadro rojiblanco, no apareció por ningún lado.

El encuentro tuvo de todo. Negredo, que se enfrentaba a su ex equipo, fue expulsado por insultar a un auxiliar del árbitro y, en general, el ambiente que se vivió en el campo y en la grada fue de mucha crispación, con una rivalidad demasiado acentuada y que hasta parecía fuera de lugar. Sobre todo porque se presume de que hay muy buenas relaciones entre ambas entidades, con la prueba inequívoca de la cesión el pasado mes de enero del lateral izquierdo de la cantera blanca Antonio Luna al equipo almeriense.

Ahora, la competición le da al Sevilla la oportunidad de recordar todo aquello y es que, si bien el equipo de Gregorio Manzano necesita la victoria para mantener intactas sus opciones de disputar competición europea la próxima campaña, se puede dar el caso de que el triunfo sevillista suponga el descenso casi matemático del cuadro andaluz a Segunda División después de la derrota que el pasado lunes cosecharon los de Roberto Olabe en Zaragoza, un resultado que deja ya sentenciado al próximo rival del Sevilla. Aunque el regreso ya con su certificación definitiva a la Liga Adelante no se produciría si no se dan una serie de carambolas improbables (a la derrota del Almería tienen que unírsele los triunfos de Málaga, Zaragoza, Getafe y Racing y el empate del Deportivo), sí que puede ser virtual ya la debacle de los almerienses en su propio estadio y con más de un millar de aficionados sevillistas en las gradas del estadio de los Juegos Mediterráeos. El club que preside Alfonso García ha enviado a Sevilla mil localidades para el partido al precio único de 25 euros que se van a vender a partir de hoy en las taquillas del Ramón Sánchez-Pizjuán.

La rivalidad, por tanto, está asegurada en la grada, pero en el terreno de juego también hay cuentas pendientes porque el partido fue muy caliente y el Sevilla se jugaba mucho. El Almería, colista, aparte del goal average particular perdido con varios de sus rivales, tiene 10 puntos de desventaja con respecto a la salvación y tras la próxima jornada sólo quedarán 12 puntos por disputarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios