Real Madrid - Sevilla · el otro partido

Muchos daños en pro de la buena imagen

  • La lesión de Beto y las bajas por sanción de Carriço, Vitolo y Aleix Vidal, pago de un Sevilla que tuteó al Madrid pero hizo muchos regalos.

El bonus extra que tenía el Sevilla debido al aplazamiento de este torneo amistoso jugado en diciembre que eufemística, y ostentosamente, es llamado Mundial de Clubes se convirtió en una carga negativa en plena vorágine liguera. El equipo de Unai Emery sólo sacó del Santiago Bernabéu un porrón de efectos perjudiciales para el partido del domingo en Getafe. Eso sí, ha sido el encuentro ante los grandes que los aficionados sevillistas valorarán más por la buena imagen, ese espejismo que no tiene ningún reflejo en la clasificación pero que puede obrar de empujón anímico, según se mire.

Los que acusaban a Emery de no saber competir en los grandes escenarios tendrán que reconocer que este encuentro de la jornada decimosexta ha dejado un poso agradable, algo a lo que también contribuye que quedan inmaculados el cuarto puesto y el registro de la primera vuelta con más puntos de la historia. Las habituales críticas ante las escasas derrotas de este equipo serán menos aceradas, aunque al Sevilla más le habría valido ahorrarse el dinero del desplazamiento y la carga negativa de que se haya lesionado su portero titular y de que tres jugadores de los cinco que estaban apercibidos se pierdan la cita en Getafe. Perder en Chamartín con buena imagen también se paga...

Carriço, Vitolo y Aleix Vidal vieron la quinta amarilla. Las tres fueron justas... aunque no se puede decir lo mismo del criterio del árbitro en todo el partido. Sabía perfectamente quiénes eran los de blanco, por ejemplo, cuando obvió el manotazo de Arbeloa a Bacca en al área madridista o el de Varane a Krychowiak en la sevillista. El desastroso arbitraje de Iglesias Villanueva, empero, no fue tan influyente en la derrota como los regalos del propio Sevilla, que facilitó la tarea a un Madrid menos temible que nunca.

Emery trabajó bien el partido. Sabía que no podía arriesgar balones en zonas peligrosas y ubicó a Iborra para que pivotara como en balonmano y atrajera los balones en largo. Y el Sevilla, corajudo y ambicioso, le metió el miedo al Madrid al principio y hasta el minuto 92, gracias a las superioridades de los satélites alrededor del gigante valenciano en los tres cuartos, con Vitolo como mejor hilo conductor. Pero bastaron un par de desajustes con el equipo saliendo, sobre todo el regalo de Bacca en el 2-0, para que el equipo de Ancelotti ganase sin demostrar mucho, por no decir nada.

La ocasión para dar el campanazo fue muy grande, diáfana. Tanto como las ocasiones de Vitolo en el minuto 2 y el 22 (paró Casillas), Iborra en los minutos 18 (al palo) y 59 (fuera con todo a favor), Krychowiak en el 18 (cabezazo al lateral). Es una canción ya escrita, y aunque oír al Bernabéu pedir la hora sea satisfactorio, la imagen no da puntos.

Beto, ingresado en el hospital de La Paz por precaución

Beto permaneció ingresado en el hospital madrileño de La Paz debido al fuerte golpe que sufrió a la media hora de juego, por una durísima entrada de Benzema, quien, al ver que no llegaba al balón, sacó la rodilla para amortiguar su golpe y se lo llevó por delante. El árbitro pitó falta, pero no le mostró amarilla. El meta fue retirado en camilla del campo con un collarín para ser trasladado inmediatamente al hospital, donde permanecerá hasta hoy en observación, como suele ser habitual en los golpes en la cabeza, aunque el TAC no reveló daño. Sí sufre una luxación acromioclavicular en el hombro izquierdo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios