La delgada línea entre el deseo y la realidad

  • Del Nido no considera un fracaso que el equipo quede fuera de Europa · "Ya planificamos la próxima temporada", dice.

Comentarios 6

José María del Nido nunca deja indiferentes a sus seguidores. El presidente del Sevilla, que ayer realizó la tradicional ofrenda floral en la Hermandad de San Benito, se mostró claro sobre el futuro del Sevilla y la lejana posibilidad de luchar por la Liga de Campeones, aunque no consideró que se pueda hablar de fracaso si el equipo finalmente no consigue alcanzar una plaza europea.

Lo primero fue hablar del presente en el campeonato liguero: "Todo indica que cada día es más difícil alcanzar al Villarreal tras su última victoria, y sobre todo tras confirmarse que el Sevilla no lleva un paso firme en Liga y sólo ha logrado un punto en los dos últimos partidos. Creo que el problema es nuestro y no es acierto del rival, que también lo está teniendo. Yo miraría al partido del domingo, hay que ganar al Villarreal y tratar de asegurar esa quinta o sexta plaza. Después, los resultados dirán".

Los duelos ante Mallorca y Getafe encendieron el pesimismo general en el sevillismo sobre las opciones de Champions y el propio presidente dejó claro su posicionamiento: "Cuando el equipo pierde, estoy enfadado y decepcionado. La realidad es que no hemos dado lo que se esperaba en las últimas jornadas y los resultados dicen que somos inferiores a nuestro rival".

La figura de Gregorio Manzano también centra la atención en este tramo final de campeonato, sobre todo tras un periplo en el que no logró acercarse a la zona de Liga de Campeones: "No voy a hablar de posicionamientos tácticos en el terreno de juego, pero me sorprendió que el equipo no supiera responder en estos dos desplazamientos a las expectativas que se habían creado, ya que eran dos rivales que, en teoría, son inferiores y a los que debemos ganar. Manzano tiene contrato hasta el próximo 30 de junio y a partir de ahí hablaremos". Claridad en las palabras de Del Nido, que hace dos semanas parecía menos rotundo al referirse al actual técnico del Sevilla.

También tuvo tiempo para hablar del futuro. La secretaría técnica del cuadro hispalense sigue trabajando en búsqueda de refuerzos de cara a la próxima temporada, hecho que no escondió su presidente: "La planificación será una u otra en dependencia de la competición europea en la que estemos, incluso si ocurre la desgracia de no estar en ninguna, que sería la primera vez en siete años. Pero hemos dado ya muchos pasos en torno a la planificación de la próxima campaña, y esperamos que cuando termine la temporada tengamos al menos definidas cuáles serán las incorporaciones que llegarán".

Más expectación supuso escuchar en palabras de Del Nido su consideración de la campaña que está realizando el Sevilla y de la opción de que no consiga sitio en ninguna de las competiciones europeas este año: "No estamos en el puesto 18 peleando por el descenso, estamos luchando en puestos muy superiores a los que el presupuesto y la ciudad nos permiten. No hablemos de fracaso por estar en la sexta plaza, porque no tendríamos los pies en el suelo y estaríamos hablando de otros equipos como Atlético, Athletic o Valencia, de ciudades ricas que tienen otras posibilidades económicas". De esta forma, el máximo mandatario sevillista quiso incidir en la importancia de la realidad económica que sufre la ciudad, comparando las obligaciones deportivas del equipo con las de los demás candidatos a pelear por los puestos europeos.

Por último, la comparecencia del presidente del Sevilla ante los medios sirvió para hacer un llamamiento a la afición de cara a un último tramo liguero que se prevé difícil por la dura competencia por los puestos europeos: "La afición del Sevilla se caracteriza por apoyar a su equipo en los momentos difíciles y apoyar a los suyos cuando lo necesitan. Es el momento de apretar los dientes y la afición debe empujar al plantel a conseguir los objetivos, ya sea para estar en la Liga Europa o la Champions".

Las palabras de José María del Nido llegan en una semana en la que el Sevilla debe emprender un duro camino hacia un final de temporada lleno de expectantes retos, algunos de ellos alejados de los iniciales objetivos para los que llegó Gregorio Manzano en la primera vuelta. Precisamente éste se convirtió en la figura más castigada tras unas palabras que colocan al técnico de Bailén un poco más lejos en sus opciones de seguir en el Sevilla.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios