Una disculpa a medias de Perotti

  • El argentino dice en Facebook que su incidente "no involucra" a la "afición tan grande" del Sevilla.

Perotti quiso aclarar ayer algo de lo que ocurrió el sábado, cuando se involucró en una pelea con un aficionado y se mostró "arrepentido" de ello, aunque fue una disculpa a medias, pues, según explicó en la cadena Cope, justificó su reacción porque había recibido en su móvil mensajes amenazantes.

Los hechos ocurrieron en la entrada del parking del hotel Los Lebreros, adonde se trasladaron los jugadores en autobús desde el estadio, una medida que se adoptó después de un enfrentamiento anterior de Spahic con hinchas cuando caminaban a pie hasta el hotel el miércoles pasado.

Perotti, además de mostrar su arrepentimiento en la radio, envió un mensaje a través de Facebook: "Quiero agradecer a todos los que me dieron su apoyo y que escribieron en mi muro y los mensajes privados recibidos. Yo sé bien cómo es la afición del Sevilla y sé que este incidente no los involucra, esa gente no se merece formar parte de una afición tan grande. Un abrazo para todos y lo dicho, muchas gracias".

El futbolista atraviesa un delicado momento por la perseverancia con que las lesiones musculares lo están castigando. De hecho, salió con el ánimo muy tocado del Sánchez-Pizjuán, ya que recayó en la dolencia de su muslo izquierdo al poco de saltar al césped, con los tres cambios hechos, y escuchó pitos de la afición en alguna carrera que no pudo concluir. El argentino se lastimó por primera vez en marzo de 2010 en esa zona. En octubre sufrió ahí una rotura fibrilar, ante el Sporting, y en diciembre recayó ante el Getafe. Hoy se le realizarán pruebas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios