sevilla f.c.

La esperada cuenta atrás

  • Sergio Sánchez viajará a Barcelona el jueves o el viernes para realizarse un tac de alta definición, la primera prueba clave de las que tiene · "Estoy confiado, no nervioso", dice el jugador

Comentarios 1

Sergio Sánchez está inscrito en la Liga de Fútbol Profesional con el dorsal 17 del Sevilla y espera poder lucir esa camiseta cuando el invierno se haya instalado en el calendario. Para ello, antes deberá seguir con su calendario de revisiones y pruebas médicas, que serán las que determinarán que la complicada operación a la que fue sometido el pasado 20 de mayo, un día después del triunfo del Sevilla en la Copa del Rey, no fue baldía. La primera de esas pruebas será al final de esta semana, en principio el jueves, aunque la cita podría retrasarse al viernes. Será en la clínica del doctor Arturo Evangelista, en Barcelona, en el mismo lugar donde se confirmó la patología cardíaca que detectaron los médicos del Sevilla en diciembre del año pasado. El jugador catalán espera "confiado" la cita, que califica de "determinante" para su futuro como futbolista, aunque el doctor Juan Ribas habla con más cautela.

Sergio Sánchez ya se ha sometido a varias resonancias, ecografías y ecocardiogramas. De momento, las pruebas han sido positivas. Ahora se someterá a un tac de alta definición. "Es un tac para determinar que todo ha salido bien, que la herida de la operación está completamente cicatrizada y que todo va como se espera", reconoce Sergio Sánchez a este periódico. "Nervioso no estoy, creo y confío en que todo, según las pruebas anteriores, va conforme a lo que pensamos y esta prueba es para confirmarlo. Estoy confiado, no nervioso", insiste ilusionado el de Mataró.

La prueba será supervisada por el doctor Evangelista, especialista en el diagnóstico por la imagen. Pero no será la única de las que aún tiene que afrontar Sergio Sánchez. El doctor Hans Sievers, el cirujano especialista que lo operó en Hamburgo, presidirá una reunión de cardiólogos en octubre. "Son los mejores de Europa y quieren ver mi caso y definir las actuaciones, porque el mío es el primer caso en el que no se cambia la válvula del corazón, sino que fue operada y arreglada. Al principio, antes de la operación, parecía una cosa, y luego al abrir vieron que no era tan grave y por eso me dieron la esperanza de volver a jugar al fútbol", asegura Sergio Sánchez.

Sus enormes expectativas, lógicas en un chaval de 24 años que no quiere cerrarse las puertas del fútbol de élite, tienen que ser calmadas por el Sevilla. El propio José María del Nido cifró en varios meses la tardanza en saber el definitivo diagnóstico sobre su situación. "En septiembre habrá una revisión, pero la definitiva será en diciembre", dijo la semana pasada el presidente del club. "Toda precaución es poca y es lógico que el club la tenga -dice al respecto el futbolista-. Pero esta prueba va a determinar gran parte de todo el trabajo realizado. Todavía quedarán un par de pruebas más, pero si ésta sale bien indicará que estamos en el camino correcto. Yo espero que me den el alta médica pronto".

Juan Ribas también entiende que esta prueba, siendo importante, no es definitiva y que, por lo tanto, habrá que aguardar la opinión de más expertos. Mientras Sergio Sánchez está deseoso de recibir la buena nueva y el alta médica para realizar entre noviembre y diciembre una minipretemporada, el jefe médico del club estima que "si todo sale bien, en el mejor de los casos no podría jugar hasta enero".

Por ahora, Sergio Sánchez está acudiendo a la ciudad deportiva, donde los preparadores físicos tienen que refrenar sus ganas de participar como uno más. Su trabajo físico está siendo progresivo y él mismo reconoce que a veces pone en un aprieto al cuerpo técnico por sus ganas: "Allí todo el mundo va con pies de plomo y yo quiero entrenar con el equipo, puede que al míster lo ponga en un compromiso. He entrado con el equipo algunas veces, en unos pocos ejercicios, pero no puedo pasar todavía de 150 pulsaciones y hay algunos ejercicios que requieren más", dice el catalán de ascendencia andaluza, que tiene marcada en rojo su inminente cita.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios