A falta de frescura, un chispazo y orden atrás

  • Sin movilidad en ataques estáticos, el gol llegó a la contra con calidad · Fazio encajó en la zaga, que defendió por anticipación

Comentarios 1

El saturado calendario, con tanto partido de Liga y Copa, obligaba a rebañar las reservas de energía ante Osasuna. Y a hacerlo con inteligencia, aguardando la oportunidad para resolver arriba con calidad. El Sevilla así lo hizo en ese contragolpe bien llevado por Capel (calidad en la conducción, el desborde y el centro) y Luis Fabiano (calidad en el remate). Luego, a asegurar atrás: el desgaste dificultaba la ya de por sí limitada capacidad que tiene este Sevilla para imprimir ritmo y sostener el ataque.

Defensa

La entrada de Fazio supuso, primero, ganar casi todos los balones colgados desde atrás por el portero Ricardo o por algún defensa osasunista. Y ganarlos bien, con cabezazos bien dirigidos o con controles y descargas del juego hacia un lado u otro. El argentino exhibió un tono físico boyante. Nunca será rápido, pero con su tranco, si anda con soltura, se anticipa. Lo hizo siempre, dejando a Pandiani de resignado figurante.

El rendimiento de Fazio dio confianza a sus compañeros de línea. Escudé, uno de tantos que necesita descanso, se complementó a la perfección con el gigante y tiró de oficio para anticiparse también con su estilo limpio y sereno.

Los laterales completaron el balance defensivo. Lo mejor de Stankevicius y Adriano fue el arrojo y la agresividad que mostraron para acudir a presionar lejos de su rincón, incluso en campo rival. Y lo hicieron sin cometer faltas casi nunca, lo que hubiera sido una puerta peligrosísima para que se colara el golpeo de Puñal y la capacidad de Pandiani para cazar cualquier rebote.

Ataque

Las fuerzas son las que son. No hubo dinamismo en los ataques estáticos y tuvo que ser al contragolpe cuando apareció el chispazo de calidad.

Luego, con más espacios, las bandas percutieron con insistencia. Jesús Navas, que es humano, acusó la acumulación de minutos y no tomó buenas decisiones. Pero tiró del grupo, como Capel o Perotti luego. Negredo hizo poco por aprovechar los numerosos centros desde las alas.

Virtudes

Fazio encajó y aseguró la consistencia. La calidad decidió otra vez.

Talón de aquiles

Por ahora le cuesta imprimir ritmo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios