La fiabilidad de Nervión como mejor asidero

  • El Sevilla, más de un año y 20 partidos de Liga invicto en casa, perdió su último encuentro en Europa, donde este curso se está mostrando más seguro que el pasado. El contragolpe del M'Gladbach amenaza el récord.

Comentarios 1

Uno de los principales logros de Unai Emery al frente del Sevilla está siendo la fiabilidad de su equipo en el Ramón Sánchez-Pizjuán. Nervión continúa siendo el único estadio invicto esta temporada en toda la Liga, si bien es cierto que aún no han pasado por el coliseo sevillista ninguno de los tres grandes del torneo español. Valencia, que arañó un empate, y Villarreal, que dio muchísimos problemas antes de que el Sevilla remontara al final, son los dos equipos de más pedigrí que han pasado por Eduardo Dato, precisamente sus rivales directos en esa dura pugna por el cuarto puesto.

Gracias a sus buenos guarismos como anfitrión, el Sevilla sigue muy vivo en esa pugna y de hecho acumula 14 puntos más a estas alturas que el curso pasado. El entrenador guipuzcoano, cuyo equipo se está mostrando mucho más irregular como foráneo, sabe que el gran asidero para lograr los objetivos esta temporada pasan por continuar haciendo del Sánchez- Pizjuán un fortín que atemorice a los rivales. Ya acumula nueve triunfos en casa en la Liga, lo que significa 27 puntos, a los que hay que sumar otros tres de sendos empates, lo que hace 30 puntos de 36 posibles. Estos números mejoran incluso si se suman los tres encuentros europeos y los tres de Copa disputados. El Sevilla venció a Feyenoord (2-0), Standard de Lieja (3-1) y Rijeka (1-0) y a Sabadell (5-1), Granada (4-0) y Espanyol (1-0), para hacer un total de 16 goles en las otras dos competiciones por sólo dos goles encajados en seis encuentros. En números globales, el Sevilla acumula desde que el balón echó a rodar a finales de agosto 18 citas caseras, con 15 victorias, tres empates (Valencia, Levante y Eibar) y ninguna derrota, con 38 goles a favor y sólo 9 en contra, para dejar un esperanzador promedio de 2,1 tantos marcados en Nervión.

Con el triunfo ante el Córdoba, el Sevilla acumula más de un año invicto en la Liga en Nervión, donde ha disputado 20 partidos desde la última derrota (Barcelona, 1-4, 09/02/14), con 15 triunfos y 5 empates y un balance goleador de 40/11.

A esa fiabilidad deberá agarrarse el Sevilla en el próximo encuentro que afronta, que se presenta como el mayor reto de los de Emery ante los suyos en lo que va de temporada, después del fracaso que supuso la frustrada remontada ante el Espanyol. El jueves arriba a Sevilla el Borussia Mönchengladbach, un potentísimo equipo que está reverdeciendo sus mejores días de gloria y actualmente es el tercero de la Bundesliga. Los alemanas son la principal amenaza para ese récord de un Sevilla que esta temporada no ha perdido ningún partido al calor de su gente y que no cae en un partido en casa desde el pasado 13 de marzo de 2014, en el que el Betis se impuso por 0-2 para ser eliminado ante un Sevilla que creyó en la remontada a domicilio una semana después.

El M'Gladbach, de la mano del entrenador Lucien Favre, es el segundo equipo menos goleado de la Budesliga, en la que lleva 36 puntos en 21 partidos, con diez triunfos, seis empates y cinco derrotas, casi todas a domicilio y por la mínima excepto su único tropiezo en casa (1-3 ante el Eintracht de Fráncfort). Es un equipo que trabaja mucho los partidos y los hace cerrados, como se puede comprobar viendo sus registros de 28 goles a favor y sólo 17 en contra. Únicamente el Bayern de Múnich, donde precisamente arrancó un empate a cero, lleva menos goles encajados en la Budesliga: 9.

En Europa no ha cedido ninguna derrota. De hecho, puso en muchos aprietos al Villarreal en El Madrigal, donde cosechó un empate (2-2) tras igualar por dos veces gracias a los tantos de Raffael y Xhaka, autor de su último triunfo, el sábado pasado en el derbi ante el Colonia (1-0).

Eléctrico en ataque, tiene un contragolpe peligroso con futbolistas rápidos en las bandas y con gol: Herrman, Traore, Raffael, Kruse, Thorgan Hazard (hermano menor de Eden Hazard y propiedad también del Chelsea)...

El M'Gladbach afronta la cita con muchísima ilusión, con un gran desplazamiento de aficionados a Sevilla, unos 2.000, en su deseo de volver a hablar fuerte en Europa, donde ya ganó dos copas de la UEFA en 1973 y en 1979 y fue subcampeón de Europa en 1977. En el Sevilla son conscientes de la seria amenaza que representa. De ahí el vídeo motivador y el mensaje del club en los medios: En Nervión empieza lo serio.

Con Reyes vuelven el juego interior y los goles de estrategia

Desde que se lastimase en Cornellà, el Sevilla había venido echando de menos a Reyes. Su ausencia ha coincidido con el periodo más irregular del equipo de Unai Emery, con hasta cuatro derrotas consecutivas a domicilio desde aquel 3-1 ante el Espanyol. El utrerano volvió al once tras superar su rotura fibrilar y mejoró el juego combinativo interior, gracias a su precisión y su visión para el pase, en colaboración de Éver Banega. Además, gracias a ambos recuperó el Sevilla una de sus mejores facetas del curso pasado, la estrategia. Después de muchos partidos, ante el Córdoba llegaron dos goles así, el de Krychowiak, en un córner botado por Reyes, y el de Iborra, en un centro de Banega tras un córner en corto. Antes, el Sevilla había marcado en la Liga cuatro goles de estrategia, un arma que ya sirvió para derrotar al Feyenoord en Europa, con goles de Mbia y Krychowiak a sendas faltas lanzadas por Deulofeu.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios