La frescura rescata la mejor versión

  • El Sevilla, sin partido intersemanal y con 19 profesionales a punto, vuelve a ganar a domicilio tras dos duros meses · Suma ya 11 victorias fuera, las mismas que el Barça, por 7 derrotas

Comentarios 3

Frescura. Eso es lo que reclamaba Manuel Jiménez cuando argumentaba que el bajo rendimiento del Sevilla entre mediados de diciembre y todo el mes de enero tenía que ver con las numerosas bajas que asaeteaban a un equipo obligado a cumplir con su rol de favorito en las distintas competiciones. Y alguna razón tendría, pues cuando ha tenido, por primera vez en tres meses, a 19 profesionales disponibles y a eso se ha unido que no ha habido partido intersemanal, el equipo rescató su mejor versión para dar un fuerte golpe en el Ono Estadi. El Sevilla le bajó los humos al gallito Mallorca en su propio corral, donde nadie había logrado arañar ni un punto hasta ahora. Y lo hizo tras encajar un gol pronto y pese a la rigurosa expulsión de Negredo. Pero el equipo, con piezas de refresco y una semana de trabajo tranquila, se supo ganador y lo demostró. El aldabonazo llega en un momento idóneo, justo antes de viajar a Moscú.

No es casualidad que el Sevilla acabara con el mito de Son Moix y pusiera tierra de por medio con el equipo que amenazaba su puesto de Champions. Después de ese durísimo calendario que coincidió con la acumulación de bajas, el Sevilla se reencontró con el triunfo a domicilio dos meses después (Gijón, 13-12-09). Eso en Liga, porque en Copa hay que recordar las importantísimas victorias en el Camp Nou y Riazor. La de Mallorca llega en un momento ideal por lo que significa de espaldarazo moral para un grupo que se siente cada vez más fuerte tras soltar gran parte de su tensión con la clasificación para la final de Copa. Y cabe destacar otro dato que refuerza al equipo de Jiménez justo antes de afrontar la ida de los octavos de final de la Champions: con el de Palma acumula ya 11 triunfos como visitante en las tres competiciones: 6 en Liga, 2 en Champions y 3 en Copa. Para ilustrar la importancia de este dato cabe recordar que sólo el Barcelona acumula 11 victorias como foráneo en las tres competiciones: 8 en Liga, una en Champions y 2 en Copa.

El Real Madrid, por ejemplo, suma 6 triunfos a domicilio en Liga, igual que el Sevilla, y 2 en Champions. Y el Valencia, 7 en Liga, 2 en Europe League y uno en Copa.

Son números, frías estadísticas que el CSKA Moscú teme especialmente. Pero quizás lo mejor de todo es que Jiménez, que pudo darle refresco a un hombre tan cargado de partidos como Escudé, quien ni siquiera entró en la convocatoria oficial, recuperó la mejor versión de juego de un Sevilla que rescató su imagen de visitante temible, como aquel equipo que asombraba en septiembre y octubre.

Febrero abre una nueva fase en la que la enfermería debería quedarse ya totalmente vacía y ya se ha visto la importancia de que Jiménez pueda realizar rotaciones –en Mallorca entraron cuatro jugadores nuevos respecto al partido de Osasuna: Dragutinovic, Fernando Navarro, Duscher y Negredo–. Aun así, las incógnitas sobre la convocatoria para Moscú se mantendrán hasta hoy, día de la partida.

Jiménez dará la lista de viajeros después del entrenamiento previsto para la mañana de hoy, justo antes de que la expedición tome el vuelo chárter rumbo a Moscú a la una de la tarde. Y la principal incógnita es conocer si Kanoute estará en perfectas condiciones para jugar y no sólo para amedrentar a los rusos con su presencia entre los expedicionarios. Si jugara en el estadio Luzhniki, el portentoso delantero cumpliría su partido 200 como sevillista, todo un récord.

El francés se ejercitó ayer con sus compañeros sobre césped artificial, aunque sólo una parte de la sesión y terminó con algunas molestias en el muslo afectado por una elongación. Menos problemas tendría que tener Luis Fabiano, que viene arrastrando desde hace varios partidos un dolor leve en la zona entre el pectoral y la clavícula. Jiménez trató de reservarlo en Mallorca, aunque se vio obligado a sacarlo al campo tras la expulsión de Negredo. Hay otros tocados, como Diego Capel y Duscher. Pero el técnico arahalense tiene piezas de recambio. Renato, por ejemplo, sólo jugó media hora larga por esta circunstancia y su frescura, como la de Perotti, Adriano, Romaric, Negredo o Escudé, puede ser crucial ante el CSKA. Porque la frescura de las piezas es clave. A la vista está.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios