"El futbolista francés está listo para todo"

  • Kolodziejzack avala el gusto de Monchi por el mercado galo y promete elevar su nivel tras una campaña que inició con dudas y que esbozó lo que puede llegar a ser.

Si Monchi aprendió a hablar francés con soltura antes que inglés es algo que se lo tienen que agradecer los aficionados del Sevilla -por su acertado tino- y también una legión de futbolistas galos que cada año crece en el vestuario del Sevilla. Llegan Kakuta, Rami y N'Zonzi y se suman a otros que conocieron la liga vecina, un campeonato que se ha convertido en el mercado favorito del Sevilla. Krychowiak y Kolodziejczak fueron el año pasado; el anterior Gameiro, este año incluso puede llegar Mariano, del Girondins...

Timothée Kolodziejczak, el joven central (23 años) nacido en Avion con una mezcla de sangre un tanto peculiar (su madre es una médico venezolana y su padre es un agente de seguros polaco que emigró a la isla de Martinica) afronta su segunda temporada con mucha más confianza de la que comenzó su andadura en el Sevilla. La calidad de su zurda, su arrojo para jugar al primer toque y aprovechar las basculaciones de los rivales, su velocidad en el corte, su mejoría en el cuerpo a cuerpo y olvidar los vicios de lateral... lo han convertido en un jugador que va a más y que empieza a hacer realidad todo lo mucho que apuntó en las categorías inferiores de la selección francesa.

Su historia, unida a la escuela francesa del Lens, se viste de largo para dar el do de pecho en la Champions. "Empecé a los siete años con Kakuta, algo más que un amigo. Para mí ha sido una gran alegría que venga aquí, luego pasé cuatro años en el Lyon y creo que podía haber jugado más, pero cambió el entrenador y no tenía mucha confianza".

Kolodziejczak no se extraña nada de que el Sevilla mire tanto a Francia. "A Monchi le gusta mucho el jugador francés. Es un jugador no muy caro pero que después tiene muy buenas prestaciones en el campo. Si vas a comprarlo no vale mucho dinero comparado con otros, pero en el campo cumple. Tiene táctica y nivel y que Monchi traiga jugadores de esa liga o que se han formado allí es bueno para el equipo. El futbolista francés está listo y preparado para todo. Creo que se adapta muy bien a la Liga española. Para mí, ésta es una competición mejor que la Ligue 1 francesa. Aquí el juego es más rápido, en Francia el juego es más físico. Te entrenan más fuerte para ello también. En España se potencia más lo técnico".

El ex jugador del Niza se adapta a los cambios, pero se siente arropado por sus compatriotas: "Es bueno para nosotros que haya mucho francés aquí. He jugado en las selecciones con Tremoulinas, Gameiro, Kakuta, a Rami lo conozco bien, es un jugador muy importante. Tiene una carrera detrás y es bueno para el equipo que esté aquí. Creo que si hacemos una buena temporada varios franceses de aquí vamos a ir a la selección absoluta".

La misma admiración que hay sobre el fútbol francés por parte del Sevilla fluye en dirección contraria. El futbolista galo siente un gran respeto cuando oye hablar de esta entidad y la opción de formar parte del proyecto. "El Sevilla es un gran club, aquí podemos crecer, porque tenemos un entrenador que también enseña mucho", dice en referencia a un Emery que está muy encima de él.

No obstante, a Kolodziejczak le costó por esa exigencia de la grada de querer rendimiento desde el primer minuto. Partidos como el del Calderón y el de Rijeka se tradujeron en críticas. "Fue una bonita experiencia de todas maneras. Tuve tres o cuatro meses en los que fue difícil, pero después con confianza y la ayuda de todos de enero a junio la cosa cambió mucho. Ha sido muy bonito para mí y veo que este año puedo ir a más". Tampoco hay que olvidar que las competiciones no son las mismas, que la exigencia del Niza no es la del Sevilla... "El ritmo es diferente, más rápido, las palabras dentro del campo también cambiaron para mí y necesitaba tiempo. Cuando cogí confianza, mi cabeza también se liberó. No jugaba tan presionado y me acoplé a la posición en la que me quería el entrenador. Entonces apareció otro jugador".

Y ese jugador, primero con Pareja, luego con Carriço y a partir de ahora con Rami, es una pieza importante para el sistema de Emery, un sistema en el que con el balón la labor de Krychowiak cambia al meterse entre los centrales. La salida desde atrás es su fuerte: "Con confianza puedo jugar fácil, a un toque, con el balón en corto, en largo... Creo que nuestra forma de jugar con el balón es muy buena, porque los laterales suben, y nos ponemos dos centrales con un pivote. En Francia no jugábamos así, siempre estábamos cuatro atrás", matiza. De todas formas, reconoce que aún tiene que mejorar cosas. "Sí, está claro que puedo hacer más. Debo ganar en fuerza y estoy trabajando mucho en ello. En España hay delanteros que van al choque y es necesario. Mandzukic... Amrabat nos dio mucho trabajo, por eso ahora al saber que vamos a jugar la primera jornada con ellos (Málaga), buff. En realidad en Francia hay más contacto que aquí, pero menos velocidad y técnica".

Todos los que están aquí, claro está, tienen mucha ilusión en una campaña con retos nuevos y bien altos. "La Champions League es bonita para todos y para mí también. Quiero jugar el mayor número posible de partidos y jugar mejor que el año pasado. Podemos pasar la fase de grupos, yo creo que sí. Estoy seguro y después ya se verá... dependerá del equipo que nos toque a partir de ahí".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios