"Mi futuro es el Getafe"

  • La baja de Jesús Navas le abre la puerta a Alfaro, un "interior" que sólo quiere aprovechar la ocasión sin pensar en el verano.

Comentarios 1

-La de futbolista es una profesión muy envidiada. ¿Está en un estatus envidiable Alfaro?

-Hombre, yo creo que se podría mejorar. El futbolista es un privilegiado, pero también hay mucho detrás. Nuestra vida es muy bonita, muy recompensada, pero también hay mucho camino recorrido, mucho sacrificio, somos jóvenes y sacrificamos cosas que otra gente tiene.

-Depende también del contexto. No es lo mismo ser una estrella confirmada que estar siempre esperando una oportunidad...

-Sí, es lo más duro, el que no juega y le toca trabajar en la sombra, esperando tu oportunidad y viendo cómo pasan las semanas sin jugar.

-Ha jugado dos partidos en dos meses. Jugó en Riazor, la única titularidad de 2011, y jugó un rato en Mallorca... ¿Cómo lo sobrelleva?

-Mal, mal, porque a ningún profesional le gusta estar en esta situación. Es complicado, pero hay que llevarlo con la mayor profesionalidad y estar preparado para, cuando llegue el momento, responder.

-Con tantas bajas en el ataque, ¿cree que llega el tren al que subirse antes de que termine la Liga?

-Sí, hay muchas bajas esta semana. Por circunstancias tiene que entrar gente nueva. El míster tiene que recomponer el equipo y espero poder tener la oportunidad, después de mucho tiempo sin jugar, de demostrar que estamos ahí. Llevo dos meses complicados, que no se los deseo a nadie. Pero, gracias a Dios, el fútbol siempre te da nuevas oportunidades y espero poder tenerlas en esta recta final de la Liga. Para ello trabajo cada día.

-La baja de Jesús Navas es otra importante vía para usted, ¿no?

-Está claro que tiene que entrar gente nueva. El equipo estaba bien, el míster hacía pocos cambios porque el equipo marchaba fenomenal y es lógico que no lo tocase. Ahora, con la baja de Kanoute, la lesión de Jesús Navas, la sanción de Perotti, tenemos que estar ahí los que no hemos sido habituales.

-Pero, usted no es extremo derecho. ¿Cree que Manzano no asimila que usted es mediapunta?

-Bueno, es verdad que en los últimos cuatro o cinco años he jugado en varias posiciones, pero generalmente en la mediapunta. Fue donde jugaba en el Sevilla Atlético, en el Tenerife e incluso en el Sevilla en la época anterior. Pero también he jugado en la banda. Lo que uno quiere es jugar, independientemente de la posición. Yo no soy como Jesús Navas, somos interiores diferentes. Yo tiendo a meterme por dentro. No somos comparables. Yo no juego pegado a la cal, hago movimientos entre líneas.

-Pero quien de verdad le ha frenado su trayectoria es Kanoute, que es intocable en la mediapunta.

-Depende. Este año el míster sólo me ha puesto en la banda. Si me hubiera puesto en la mediapunta, hubiese tenido el obstáculo de Kanoute, Negredo, Luis Fabiano...

-Es mala suerte llegar al Sevilla con más delanteros de la historia...

-Con Juande sí que jugué de mediapunta. Después jugó ahí Renato, ahora Rakitic... Es complicado.

-¿Cree que le ha faltado algo de su parte para tener continuidad?

-La continuidad te la da el míster, yo me he limitado a trabajar cada día y dar lo máximo cuando jugué.

-¿Es el sino del canterano?

-Hombre, a este Sevilla llegan futbolistas muy contrastados y el canterano debe demostrar el doble. Pero somos aprovechables y podemos aportar mucho.

-Eso no le ha quitado el hambre por triunfar en el equipo de sus sueños.

-Siempre la tengo, desde que llegué aquí he querido triunfar en el Sevilla. Yo me levanto cada día con una sonrisa y con ganas de trabajar para defender la camiseta del Sevilla.

-A ratitos lleva siete goles en total.

-Gol sí que tengo, siempre los he hecho. En la primera vuelta tuve protagonismo e hice siete, cinco de cabeza. Me meto bien entre líneas y busco el hueco para rematar.

-¿Y el futuro? Siendo de familia futbolera y sevillista será difícil renunciar a su sueño.

-El sueño está ahí siempre, pero tú lo que quieres es jugar, y mi familia también lo quiere. Con la edad que yo tengo necesito jugar, no me puedo llevar dos meses sin jugar. Yo soy el más sevillista del mundo entero, pero uno quiere sentirse valorado, dentro de un proyecto importante, y tener continuidad. Ahora no pienso en el futuro, mi futuro es el Getafe y acabar la Liga lo mejor posible e intentar conseguir los objetivos con el Sevilla. Ya en verano habrá tiempo para hablar del futuro.

-En su casa no debe caer muy bien Manzano...

-(Risas) La familia..., ya se sabe. Lógicamente, hay muchos comentarios, pero el míster es el que manda y yo sólo tengo que trabajar y esperar mi oportunidad.

-Quizá si hubiera llegado en otro momento histórico del Sevilla...

-En ese sentido soy un privilegiado. He vivido una etapa dorada, con grandes jugadores, máxima exigencia, internacionales de primer nivel. Nunca se sabe, quizá hubiese sido diferente en otra época.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios