Un laberinto made in RFEF

  • El 26 de mayo es el día fijado en principio para la final de la Copa, pero la FIFA debe autorizarlo y darles permiso a los internacionales · El Sevilla sugiere La Cartuja ante la presión de que sea en el Bernabéu

Comentarios 10

La final de la Copa del Rey no tiene ni fecha ni sede fijas pese a que ya se conoce a los dos finalistas. Ésta es la triste realidad de un fútbol, el español, que no está bien dirigido. Sevilla y Atlético ni siquiera se pusieron de acuerdo sobre la sede en la reunión mantenida ayer en Las Rozas. Pero quizás lo más grave sea que aún no hay fecha y que la consensuada por las tres partes, los dos clubes y la Real Federación Española de Fútbol, esté pendiente de un permiso especial de la FIFA. Ésta emitió una circular, la 1.170, fechada en noviembre de 2008, que impide partidos de clubes para los internacionales preseleccionados para el Mundial a partir del 16 de mayo, fecha en que finaliza la Liga, con la salvedad de la final de la Liga de Campeones, el día 22. Y además prescribe una semana de descanso entre el 17 y el 23 para los mundialistas. Y ahora la FIFA debe ser condescendiente.

Y la pregunta que cabe es la siguiente: ¿Será condescendiente la FIFA con la RFEF o les dará prioridad a los intereses, marcados por su propio reglamento, de selecciones del peso de Argentina, Francia, Brasil o Portugal, favoritas al título en el Mundial? Y esta pregunta da por hecho que Vicente del Bosque no dará problemas para que los internacionales españoles puedan incorporarse más tarde a la concentración previa al Mundial.

En ese laberinto anda metido el Sevilla por culpa de la RFEF, que no fue capaz, al principio del curso deportivo, de fijar una fecha y una sede que no fuera Madrid, pues el Santiago Bernabéu acoge el día 22 de mayo la final de la Champions. La Federación, a sabiendas de este hecho y de la circular de la FIFA, podría haber pensado una día y un lugar que no entraran en colisión con los dictámenes del máximo organismo del fútbol mundial. Pero no fue así y ahora todo está a expensas de que Joseph Blatter dé el plácet a ese inoportuno 26 de mayo.

En la primera reunión que hubo en la Ciudad del Fútbol entre los semifinalistas para calibrar las distintas opciones de fechas y sedes, el pasado 1 de febrero, la RFEF se comprometió a solicitar a la FIFA el permiso para que la final pudiera disputarse ese día y que garantizase que los internacionales estén a plena disposición de los clubes para preparar la cita. Pero aún no lo ha hecho y las partes lo único que han acordado es que la final sea en el Santiago Bernabéu el día 26 si la FIFA da su permiso. Nada será definitivo hasta que conteste el organismo mundial, algo que, en principio, se espera en una semana.

Pero es que la negociación de ayer tuvo más aristas. En aquella reunión del 1 de febrero se habló de la opción de Valencia si a la final llegaban Sevilla y Atlético. Pero, ante las presiones de que la final se dispute en el Santiago Bernabéu, cosa que en principio no desagradaba al Sevilla, ahora el club de Nervión aboga por el estadio de La Cartuja, según aseguró ayer Manuel Vizcaíno, representante en Las Rozas del club nervionense. "El estadio de La Cartuja era la opción del Sevilla, lo que no quita que el Santiago Bernabéu sea un escenario muy apetecible. No hemos cambiado nuestras preferencias. No obstante, se barajan diferentes sedes dependiendo de la fecha. Pero, sin desmerecer al estadio madrileño, La Cartuja sería el escenario idóneo por el entorno, que para nosotros es un factor importante".

Si la FIFA no garantizase el concurso de los internacionales el día 26, la cosa se complica mucho por lo apretado del calendario. La seguridad de sus aficionados también preocupa mucho al Sevilla y en Madrid hay una serie de actos políticos de primer nivel que requieren una gran concentración de efectivos de fuerzas de seguridad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios