A quien madruga, el plan lo ayuda

  • La dirección deportiva adelanta la confección del plantel, que contrasta con el ritmo de veranos anteriores. Un título en juego y la Liga de Campeones, posibles acicates.

Quien está familiarizado con los ritmos del mercado futbolístico veraniego sabe que no resulta nada fácil tener confeccionada, o casi, una plantilla en el primer despunte de pretemporada. Es lo que ha logrado el Sevilla de la temporada 2015-16. Al contrario de lo que se creía, a probable regañadientes de un Unai Emery que no deseaba el enésimo desmantelamiento, el presente verano también está viniendo acompañado de revolución. Y no se trata precisamente sólo del calor... Hasta la fecha, el plantel sevillista cuenta con ocho salidas y siete llegadas, a la espera de un Immobile que más pronto que tarde estará en la concentración de Murcia y con la previsión de un lateral derecho y otro punta más en el horizonte.

A falta de un mes para la disputa de la Supercopa de Europa (11 de agosto) ante el Barcelona en Tiflis, haber llegado a las primeras sesiones de preparación con siete incorporaciones -la columna vertebral está casi dispuesta- es algo que sin duda habrá aliviado al técnico de Fuenterrabía.

La dirección deportiva ha optado por adelantar los tiempos de la planificación, en un gesto que denota un interés por realizar un primer tramo de temporada a pleno rendimiento. Porque, a diferencia de temporadas anteriores, el Sevilla disputará la Liga de Campeones a pleno derecho. Y eso exige estar muy fuerte en el tramo hasta Navidad.

Los futbolistas de la plantilla, por no mencionar a Unai Emery, son del agrado de una planificación temprana. Lo mencionaba ayer el propio Iborra desde la concentración del equipo en La Manga. "Hay que cargar las pilas. La temporada va ser muy exigente", declaró el centrocampista sevillista, quien también tuvo palabras para destacar el discurso de su entrenador. "Nos contagia su intensidad a todos y más con la Liga de Campeones", manifestó en consonancia con el discurso que defiende Emery, más o menos soterradamente, al referirse a las confecciones del equipo en cada periodo de mercado estival.

Pero esta temporada está resultando muy diferente a las anteriores. En comparación a lo ocurrido en las dos temporadas precedentes, el ritmo actual de fichajes llevados a cabo por el club es notablemente superior. Si a 12 de julio Emery cuenta con siete caras nuevas (a saber: Krohn-Dehli, Kakuta, Rami, Konoplyanka, Escudero y N'Zonzi), con Immobile bien cerca, la pasada temporada vivió una situación opuesta. El verano de 2014, por estas mismas fechas, el Sevilla contaba con apenas dos incorporaciones (Denis Suárez y Aleix Vidal. El mes de julio sirvió para que aterrizasen Iago Aspas, Barbosa, Krychowiak y Arribas, mientras que en agosto, bien entrado el mes, llegaron Deulofeu, Banega, Tremoulinas, Kolodziejczak y Mbia. Los últimos, incluso tras haber comenzado la temporada liguera.

El verano anterior sucedió algo similar. En el estío de 2013, cuando el calendario tocaba las mismas páginas que en los días corrientes, Carlos Bacca estaba siendo recién anunciado. Pero al plantel de aquella campaña le faltaban por entonces peones como Carriço, Diogo Figueiras, Cristóforo, Iborra, Mbia y Cheryshev, algunos de ellos verdaderos puntales en el Sevilla reciente.

Aunque todo estará condicionado por las salidas que se produzcan y por el siempre inesperado bamboleo del mercado veraniego, es improbable que el club alcance esta campaña las cotas de las 15 altas de la temporada 2013-14 o las 13 correspondientes a la 2014-15. Al margen de que exista una salida que obligue a la sustitución, lo normal sería que, así como el esperado lateral derecho, llegara un delantero de proyección, además de Immobile, a quien podrían restarle pocas horas en Italia antes de aterrizar en Sevilla.

En cualquier caso, hasta la fecha, el club acumula un superávit de cerca de 22 millones de euros, como figura en el gráfico adjunto, un balance que posibilitaría a la dirección deportiva a realizar un esfuerzo para rematar un plantel de Champions. Los balances serán a partir de ahora prácticamente netos, en la medida en que el club ha dejado a cero sus deudas con la Agencia Tributaria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios