El marcaje a Bielsa se torna ya casi perenne

  • El argentino ya sabe que no puede dar un paso sin contar con el Sevilla, con el que está en contacto.

Comentarios 3

Si ya de por sí estaba meridianamente claro que el consejo de administración del Sevilla y su comité ejecutivo iban a tomar otro camino completamente distinto en cuanto a la dirección del próximo proyecto deportivo, no sólo la derrota en Getafe, sino las formas y las explicaciones posteriores en rueda de prensa, convierten ya a Manzano en un fantasma de paso en el Sánchez-Pizjuán. De hecho, en el club ya están al tanto también y hasta esperando a que fructifiquen las gestiones que el jiennense está llevando a cabo para colocarse la temporada que viene.

La imagen del equipo en el Coliseo Alfonso Pérez Muñoz y la certificación casi matemática de que la Champions no es posible, lo que ha provocado es que Marcelo Bielsa esté mucho más vigilado, si no estaba ya sufriendo un férreo marcaje en cualquiera de sus movimientos desde la cúpula directiva nervionense. Desde luego, el entrenador argentino tiene claro desde su reunión con Del Nido en Madrid que no va a dar un paso sin hacer antes una llamada a Sevilla y así lo ha demostrado dejando a Newell's Old Boys sin el sueño de tener al ex seleccionador argentino como director técnico, aunque sí dejó algún nombre en su contacto con los dirigentes del club de Rosario como el hombre idóneo, según su criterio. Así, Javier Torrente, recomendado de Bielsa y miembro de su cuerpo técnico en etapas anteriores, es quien más cerca está de ser el elegido por Newell's tras la negativa de aquél, que a partir de ahora intensificará más los contactos con los hombres fuertes del consejo sevillista.

El círculo se cierra más tras el triste paso del Sevilla por Getafe y, con algunas opciones aún para Caparrós, el nuevo proyecto acelera desde el otro lado del Atlántico, donde ya hay hilo directo con la tercera planta del Sánchez-Pizjuán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios