Un medio de futuro y un sevillista de presente

  • Javi Hervás ya ejerce como blanquirrojo tras firmar cinco años · "Veré el derbi en casa, tranquilo y animando al Sevilla".

Comentarios 36

Una hora en Nervión le bastó para empaparse del hervidero futbolístico que corre por la ciudad y que el sábado llegará a su clímax. Javi Hervás, que ayer firmó como sevillista, ya vive el derbi. El sábado cambiará de colores, momentáneamente y hasta definirse de una vez a partir del 30 de junio, cuando ya será plenamente jugador del Sevilla Fútbol Club. A las diez de la noche se revestirá del blanquirrojo sevillista, rojo como es tradición en Heliópolis, para volver al blanquiverde cordobesista el domingo a las doce, cuando el Celta visita el Nuevo Arcángel. "Para los partidos de casa no nos concentramos y eso me permitirá ver el partido en casa, tranquilo, pero animando al Sevilla", reconocía el jugador a este diario minutos después de estrecharles las manos a José María del Nido y Monchi para cumplir un sueño. "Será un duelo intenso, pero el Sevilla es favorito, sólo le falta que le entre el balón", añadía.

Javi Hervás firmó ayer como inquilino de Nervión por cinco temporadas, en una operación en la que el Sevilla realiza una apuesta firme por un jugador que había llamado la atención de grandes como el Real Madrid o el Manchester United y que estuvo a un paso del Málaga. Y su coste no es nada elevado, 1.250.000 euros, sin bonus por objetivos, menos de lo se venía especulando. ¿Por qué se decantó por el Sevilla? "Ha sido fácil, porque ellos han insistido bastante y pusieron mucho interés en contratarme. Voy al mejor equipo de Andalucía y a uno de los mejores de España", aclara el futbolista, como para echarle más picante a lo del sábado. "Siempre disputa competiciones europeas y es un gran club que en los últimos años ha conseguido títulos y espero contribuir a que los repita", añade ilusionado.

A primera hora de la mañana pasó el reconocimiento médico y poco antes de las doce se personó en el Sánchez-Pizjuán para firmar su nuevo contrato. Allí lo recibieron Monchi y Del Nido. Antes de la oficialidad por parte sevillista ya lo había anunciado, con flecos por cerrar, el presidente del Córdoba hace unos días. Y estos flecos concernían precisamente al precio, que quedó fijado en 1.250.000 euros, menos de lo que quería el Córdoba, que había recibido una oferta algo superior del Málaga. Pero la voluntad de Javi Hervás fue determinante. A cambio, los clubes han pactado la cesión de un porcentaje variable (en torno al 20%) sobre la plusvalía de una hipotética futura venta.

También estuvo cerca de ir a la capital de España: "Surgió lo del Real Madrid, pero tenía que esperar, porque era para ir al Castilla y no se puede comparar. Estoy muy contento, se ha hecho realidad un sueño, estar en un equipo de la categoría y el nivel del Sevilla. El año que viene espero demostrar mi calidad con la camiseta del Sevilla".

"Estoy muy contento por cómo ha salido todo -insistía muy feliz el futbolista-, hace poco no sabía qué iba a ser de mí como futbolista en el futuro y ahora voy a ir al Sevilla. Cuando te pones a pensar que estabas en Tercera el año pasado no te puedes ni imaginar esto. No sabía lo que iba a pasar, ni siquiera si iba a seguir jugando, pero no perdí la esperanza de seguir en mi equipo y llegar a lo máximo y ahora se ha cumplido un sueño", decía el jugador, que este verano estuvo a punto de abandonar el Córdoba, aunque finalmente logró firmar por dos temporadas, con ficha amateur, eso sí.

Lucas Alcaraz le dio la oportunidad de debutar en la última jornada de la pasada campaña, ante el Girona y cuando el Córdoba ya estaba salvado. Antes, lo obligó a seguir un estricto plan de adelgazamiento, por el que perdió entre 4 y 5 kilos. Al jugador, de corte técnico, le faltaba algo de físico y agresividad. Pero unió estas cualidades a su clase y Paco Jémez lo puso de titular desde el primer minuto: es el único jugador del Córdoba que ha disputado todos los partidos y ha marcado dos goles con su pierna buena, la zurda.

Es el cerebro de un equipo que lucha por el ascenso, algo que no se podía ni imaginar hace unos meses, cuando estaba en el filial. "Mis familiares incluso están más ilusionados que yo, porque ellos han visto lo que he trabajado. Yo veía a jugadores más jóvenes que yo que iban avanzando, pero nunca perdí la esperanza y por fin se han dado las circunstancias para que dé el salto", dice un jugador, nacido el 9 de junio de 1989 (22 años), que se define como "un centrocampista con mucho recorrido, llegada al área, remate a gol desde la frontal, y buen trabajo defensivo". "Sé jugar en corto y en largo y no me pongo nervioso con la pelota", añade con desparpajo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios