"No era ni la operación ni el momento soñados"

  • Monchi da carpetazo al caso Luis Fabiano y asegura verlo "animado" · Al director deportivo no le asusta ser favorito

Como Del Nido no viajó con el equipo, sino que lo hizo a título individual, en el aeropuerto de San Pablo a la hora de la salida hacia Portugal la máxima autoridad en el aspecto deportivo era Monchi, así que le tocó al de San Fernando, subdirector general deportivo a tal efecto, ofrecer la última hora sobre la situación de Luis Fabiano y su frustrado traspaso al Olympique de Marsella, cuya última oferta de 15 millones de euros fue rechazada por el presidente sevillista el viernes.

El nombre del jugador brasileño, presente en la expedición, estaba claro que iba a salir en la conversación de los medios con Monchi a las primeras de cambio y éste quiso tranquilizar los ánimos definitivamente. "Es un tema del que ya hay poco que hablar. Ayer el presidente del Olympique de Marsella prácticamente se retiró. Nosotros marcamos una pauta en su momento, ya dijimos que no era la operación soñada ni el momento soñado, pero ante las pretensiones del jugador y de su agente marcamos unos números y como esos números no han llegado hemos obviado el tema y estamos contentos porque queremos que Luis continúe en el Sevilla, no sólo este año sino muchos años más", decía el director deportivo de la entidad y el responsable de su llegada procedente del Oporto hace ya cinco años. Monchi entiende también que el talante del brasileño es totalmente positivo ante la nueva situación y la prueba más evidente fue su rendimiento en la Supercopa ante el Barcelona: "Me quedo con el Luis Fabiano que jugó el otro día. Su comportamiento en el campo fue de diez, peleó hasta que pudo, hizo un gol, lo celebró como nunca, con un golpe de rabia y de alegría y lo veo bien. Ha tenido una oferta importante, supongo que habrá tenido su bajón anímico como dijo su representante, pero lo veo muy bien y animado".

Ahora, si no hay sorpresas de última hora, queda trabajo por delante si el Sevilla quiere renovarlo, para lo que no hay prisas desde el club. "Ya nos pondremos manos a la obra y utilizaremos todo lo que tengamos en nuestra mano para convencerlo", refirió.

Pero para Monchi era mucho más importante abordar otro asunto: lo que se juega el Sevilla esta noche en tierras portuguesas. "La mejor noticia es que va a volver a jugar en Europa por séptimo año consecutivo y eso es lo primero que nos tiene que llenar a todos de ilusión y de orgullo. A partir de ahí, hay que intentar eliminar al Braga y para eso tenemos que parecernos más al Sevilla de la segunda parte ante el Barcelona que al de la primera. De todos los partidos hay que aprender cosas y seguro que tanto los técnicos como los jugadores han sabido leer el partido", advertía el ex guardameta, que continuaba en su reflexión sobre el primer partido oficial de los de Antonio Álvarez. "Los resultados positivos siempre dan confianza y si es ante un equipo poderoso como el Barcelona, todavía más, pero no sólo por el marcador. El estilo y el juego que el Sevilla puso en la segunda parte tiene que marcarnos la pauta de lo que el míster quiere que se vea este año", precisó, haciendo una mención sobre Kanoute y la efectividad del dúo que forma con Luis Fabiano. "Para hablar de Fredy hay que quitarse el sombrero, es un ejemplo para todos. Las lesiones no le han impedido estar con los compañeros en los entrenamientos y eso para un futbolista que va cumpliendo años es vital. Es un orgullo tenerlo", dijo.

Sobre el rival, el Sporting de Braga, también dio algún aviso. "Hay que temer que es un equipo que viene con un bloque compacto desde el año pasado, con una idea de fútbol muy marcada y que le ha dado resultados y eso produce confianza. Es un equipo que puede dormir el partido y llevarlo a su terreno si nosotros no somos capaces de marcar un ritmo alto. A balón parado está haciendo goles y lo fundamental para nosotros es ir fuerte y no dejarnos llevar por ese ritmo cadencioso portugués y, por ende, brasileño. Ellos tienen varios brasileños", recordó Monchi, a quien no le importa que le cuelguen al Sevilla el cartel de favorito. "Me gusta serlo porque significa que estamos en la cúspide del fútbol europeo y no creo que ello tenga que meternos más presión. La presión nos la imponemos nosotros porque el club, el equipo, la afición, la entidad... necesitan pasar a la Champions y colgarnos el cartel de favorito o no nos supone una presión añadida", avisó.

Por último, Monchi recordó la importancia de sentenciar en Braga: "Sería muy bueno porque también nos permitiría centrarnos en la final de la Supercopa, pero lo veo difícil, el equipo portugués es fuerte y no atisbo facilidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios