El papel del sevillismo en la vuelta

  • "El primer gol en casa lo tiene que marcar la afición", recuerda Jiménez

Nada que le sorprendiera a Jiménez de lo que vio sobre la hierba artificial del Luzhniki Stadium. El entrenador del Sevilla analizaba con tranquilidad el empate, hablaba de un partido controlado y meritorio con un único lunar, ese balón que enganchó Mark González y que deja la eliminatoria igualada, un duelo que espera que se decante en Nervión a favor del equipo que es mejor, el Sevilla.

"No era fácil jugar aquí y era nuestra consigna la adaptación. El control del balón en este tipo de campos era importante y por eso habíamos trabajado mucho sobre la seguridad en el pase corto para no provocar contragolpes", comenzaba diciendo el técnico de Arahal, que, seguidamente, lamentaba el gol de empate local. "Mark González encontró un balón extraño producto de las características del campo que logra un resultado no tan malo para ellos cuando nosotros estábamos mereciendo otra cosa". Jiménez no compartía la opinión de que su equipo no fue a por el partido: "Siempre somos ambiciosos, pero ha sido un partido equilibrado, con unas cosas a favor del CSKA y otras para nosotros. Con el 0-1 todos nuestros cambios han sido encaminados a sentenciar, pero no ha podido ser. Por eso tenemos un sabor agridulce".

No obstante, Jiménez estaba satisfecho con el trabajo de sus jugadores. "Hay que felicitarles por la actitud que han tenido y ha sido una pena por ese golazo. Conocíamos bien al rival, sabíamos la importancia de mandar desde el inicio porque nos jugamos los dos pasar a cuartos. Tras el descanso salimos con todo con el 0-1 y el equipo estuvo seguro en defensa e incluso con contras que en otras condiciones seguro que las habríamos metido. Pero en fútbol no se produce sólo lo que uno quiere. Pensemos que en 104 años de historia es la primera vez que podemos llegar a cuartos. El primer gol en la vuelta lo tiene que marcar nuestra afición llueva, ventee o haga un calor asfixiante".

Para terminar, Jiménez valoraba la actitud conservadora del rival pese a jugar en casa. "Nos ha extrañado. Perdían 0-1y se replegaban en su campo. A nosotros nos hubieran llovido las críticas. Fazio y Escudé tenían una posesión increíble, pero bueno... que no nos sorprenda en la vuelta el CSKA, que es un muy buen equipo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios