La precisión de un rejoj suizo

  • El M'Gladbach, un bloque pétreo y elástico, con su maquinaria a punto.

Paciencia, rápida circulación del balón en zonas adelantadas, precisión en zonas atrasadas y mínimo riesgo en zonas calientes. El Sevilla deberá cuidar mucho todos los detalles si no quiere caer en la trampa de un Borussia Mönchengladbach que llega a la cita de esta noche muy ilusionado con volver a pisar fuerte en Europa y con su precisa maquinaria a punto. El suizo Lucien Favre ha logrado construir en cuatro años un bloque que aúna dos cualidades envidiables en el fútbol: la rocosidad y la elasticidad. El técnico celebró el sábado pasado el cuarto aniversario de su llegada a Mönchengladbach con un triunfo por la mínima en el derbi del Bajo Rhin. Un gol de cabeza en el minuto 91 de Xhaka, otro suizo que ejerce de cerebro del equipo, llevó el delirio a las gradas del Borussia Park, de cuyo fervor sabrá el Sevilla en siete días. Todas sus figuras estarán hoy en el césped.

Sobre un sistema de 4-4-2, Favre ha modelado a su gusto un equipo que bascula perfectamente cuando se sitúa en orden defensivo con dos puntas que no dejan de presionar y que obstaculizan la adecuada salida del balón del rival desde atrás. Evitar esa primera línea de presión sin perder el balón en la transición será clave para que el Borussia no use una de sus armas preferidas, la rapidez con la que se incorporan los extremos y los laterales al ataque, gracias a la milimétrica circulación que le da al balón Xhaka. Para ello cuenta con el que presume de ser el jugador más rápido de la Bundesliga, Herrmann, que actúa desde la derecha pero también se mueve por la izquierda e incluso sabe usar su pierna mala para sacar buenos centros.

Con otro compatriota de Favre y Xhaka en la portería, el ágil Sommer, y con el mundialista Kramer como jefe de operaciones en el orden defensivo desde la posición de medio centro, el Borussia se comporta como un equipo tanto a la hora de defender como a la de atacar. Las ayudas en la presión son constantes y la reacción para montar el contraataque, inmediata y colectiva.

Casi todos sus hombres de ataque ven puerta. Kruse es el delantero centro titular, aunque en la Liga Europa lo ha rotado Favre y no ha marcado aún. En su lugar, ha venido actuando el joven bosnio Hrgota, que lleva nada menos que ocho tantos, si bien le hizo cinco al Sarajevo en la ronda previa y los otros tres en cómodas victorias sobre el Apollon Limasol y el Zúrich. Pero el propio Herrmann ve puerta con facilidad y lleva cuatro tantos en Europa, mientras que otros futbolistas de los tres cuartos se incorporan con muchísimo peligro desde la segunda línea, desde el mediapunta habitual, Raffael, hasta Hahn, el veloz Traoré o el hábil Thorgan Hazard, hermano menor de Eden. Y a balón parado, Xhaka pone su precisión al servicio de su equipo, en el que el central holandés Brouwers destaca por su altura.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios