A prueba de alemanes

  • Ningún equipo germano ha logrado nunca marcar un gol en el Sánchez-Pizjuán y en ocho partidos sólo el Kaiserslautern ha podido ganar al Sevilla · La solidez del equipo blanco, a favor

Si el Sevilla acumula ya siete partidos sin encajar un gol, las estadísticas de los enfrentamientos del equipo blanco con rivales alemanes hacen pensar que esa solidez defensiva adquirida de la mano de Manolo Jiménez puede seguir marcando registros mañana con motivo de la visita del VBF Stuttgart. Ningún equipo germano ha logrado jamás perforar el marco sevillista en el Ramón Sánchez-Pizjuán y de un total de ocho enfrentamientos sólo el Kaiserslautern en la Copa de la UEFA de la temporada 82-83 ha logrado hacer morder el polvo a los blancos. Aquel 4-0 en una fría noche de diciembre ha sido el único punto negro en los enfrentamientos con equipos de la Bundesliga. Eran choques con estampas que pasaron a la historia -el saludo de los capitanes, Sanjosé y el gigante Briegel- y Nellsens, Geye, Brehmen y Thomas Allofs, artífices de aquel 4-0, no han tenido sucesores a la hora de perforar la portería del Sevilla.

De ocho encuentros disputados, el Sevilla ha cosechado cuatro victorias, dos empates y una sola derrota, la citada ante el Kaiserslautern en tierras germanas, que suponía la eliminación del Sevilla de Manolo Cardo en los octavos de final de la UEFA. Dos semanas antes, el equipo de Briegel y Brehmen había caído en Nervión por la mínima (1-0) con un gol de Francisco. Fue el choque que daba comienzo a una serie de enfrentamientos ante rivales alemanes que hoy día tiene un claro balance a favor de los blancos. El Alemannia Aachen, ya en la época de Caparrós, fue el siguiente. Cayó en Nervión por 2-0 con tantos de Aranda y Baptista en la liguilla de la UEFA. Más tarde sería el Mainz 05 el que doblaba la rodilla (0-2) con dos tantos de Kanoute en Maguncia. La cuarta y última victoria blanca ante un cuadro alemán está grabada con letras de oro en la historia del Sevilla en la fecha del 27 de abril de 2005, jueves de Feria en el que un golazo de Antonio Puerta en el tramo final de la prórroga metía al Sevilla en la primera final europea de su historia, que acabaría ganando en Eindhoven frente al Middlesbrough.

En cuanto a empates, hay dos registrados en la historia. Uno también de leyenda, en Gelsenkirchen ante el Schalke 04 (0-0), y otro en casa por el que el más tarde venerado Juande Ramos recibió muchas críticas, el 0-0 con el Mainz 05 en la primera ronda -previa a la liguilla- de aquella misma edición de la UEFA.

Las estadísticas del Stuttgart ante equipos españoles también favorecen al Sevilla, ya que, de siete enfrentamientos, sólo en una ocasión ha logrado vencer a un cuadro español. Fue en la temporada 88-89 ante la Real Sociedad (0-1) en cuartos de final de la Copa de la UEFA.

Y en la actualidad, si los equipos alemanes siempre fueron temidos en Europa por su dureza, es el Sevilla el que se ha convertido en un rival rocoso y respetado. La solidez defensiva que exhibe en este inicio de temporada -lleva acumulados cinco partidos y medio de Liga sin recibir un gol y dos de competición europea- otorga al Sevilla una sobriedad germánica, mucho más que la de un Stuttgart que viene de perder en la Bundesliga ante el Hertha de Berlín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios