¿De punta a central-pivote?

  • Los técnicos no quieren prisas hasta ver las carencias del plantel

Pese a los elogios que recibe Monchi, acelerar tanto al componer la plantilla también tiene sus inconvenientes. El Sevilla se queda sin fichas y los partidos amistosos y de preparación son precisamente para eso, para preparar y para evaluar las prestaciones de los jugadores en los distintos puestos.

Está claro que el primer objetivo es un lateral derecho. Sí. Monchi está en ello, pero tampoco se inquieta porque el verano es largo. La ansiedad de la prensa y la afición en conocer y tener ya aquí a todos los nuevos fichajes va en contra de una correcta planificación. El Sevilla sigue haciendo gestiones con Mariano Ferreira, el lateral del Girondins que se ha fijado como objetivo tras las reticencias de la Juventus con Mauricio Isla, pero no se descartan otros, entre ellos el malaguista Rosales, y el propio Isla si el Sevilla deja correr el verano y su club cede.

Y con respecto a la otra ficha libre, que todo el mundo adjudica a un delantero, queda mucha tela por cortar. Los técnicos quieren ver la evolución del verano y, por ejemplo, si otros puestos están más necesitados y hombres como Juan Muñoz acaban teniendo el rol de ese punta que complete a Immobile y Gameiro. Emery está contento con el utrerano -sin olvidar a Carlos- y si hace una pretemporada como la del año pasado (fue el máximo goleador del equipo) tiene muchas opciones de quedarse. Si no, una cesión es otra opción, pues hay ofertas.

Todo esto permitiría al Sevilla atender otras carencias. Por ejemplo, en el cuerpo técnico hay quien preferiría un central, pues aunque Pareja anda en un buen ritmo en su recuperación, se antoja sumamente arriesgado afrontar una campaña con Champions teniendo sólo a Rami (la semana que viene empezará), Kolodziejczak y Carriço. Martínez, del filial, completa la demarcación en La Manga. Tampoco estaría de más un pivote defensivo, pues Cristóforo es una incógnita, y sólo está Krychowiak en esa función de ancla y tercer central cuando el equipo se abre con posesión de pelota. Un jugador que pudiera actuar en las dos posiciones sería lo ideal.

El Sevilla va a esperar para luego no quedarse con las manos atadas, esto es, sin fichas libres. Y es que el balón no ha empezado a rodar ni en los bolos de verano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios