Ni revanchas ni derrotismos

  • Emery recuerda las ilusiones en la Liga y en Europa "Esto continúa"

La vida sigue. Ha escocido no estar en semifinales de Copa y la decepción fue grande con la presión que el sevillismo ejerció el jueves para remontar ante el Espanyol, pero se hace necesario limpiar la mente y afrontar el nuevo compromiso con las mismas ganas que si el resultado hubiera sido otro.

Unai Emery, el encargado de comandar la nave, acepta la responsabilidad del equipo en el desengaño generalizado, pero, desde esa exigencia para con su trabajo, espera que todo siga como hasta hace dos semanas. "Las altas exigencias las vivimos todos. El entrenador, los dirigentes y los jugadores, pero aprendemos a vivir con ellas. Además la credibilidad de este club es muy grande", explicó el de Fuenterrabía, quien no entiende que haya tantos extremos en las opiniones que rodean al equipo. Emery no se plantea el volver a medirse al Espanyol como una revancha: "No lo planteamos así, sino como una parte más del crecimiento. La Liga nos marca unos objetivos y es momento de recordarlo. Somos conscientes de ello y volvemos con optimismo. Esto continúa".

El cierre del mercado sin refuerzos finalmente fue otro tema que abordó el técnico. "Cuando pierdes te puedes acordar más de lo que falta, pero hace dos semanas este grupo consiguió la mejor primera vuelta de la historia. No me olvido de ellos ni de los lesionados que se recuperan ni de Mbia, que vuelve esta tarde. La mejor noticia es ésa", subrayó. El técnico quiere reenganchar a la afición y espera que el equipo dé la talla en la segunda opción ante el Espanyol. "Los efectos del último partido nos dejan un mejor conocimiento del rival. Nos dejan cerrada la puerta de una competición en la que estábamos muy ilusionados pero que ya hemos olvidado, porque abrimos dos muy importantes como la Liga y la Europa League. Ahí tenemos muchas ilusiones y son las que nos hacen seguir de pie. La oportunidad de mañana es preciosa para seguir un camino que queremos trazar con firmeza", espetó.

Por último, sobre la corriente que ha querido destacar el enfado de Aspas, refirió: "Veo lógico que muestre su enfado. Yo también me enfado mucho, pero no se ve. Es un proceso más de aprendizaje, pues no es fácil equilibrar esas sensaciones y no mostrarlas cuando hay focos que las magnifican".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios