La sinceridad de Marcelino

  • El técnico se muestra "dolido" por la sesgada interpretación de su llamativo diálogo con Kanoute, que aclara punto por punto · "Sólo puedo dar las gracias por seguir en el puesto pese a los resultados", dice.

Comentarios 5

Se podrá discutir si Marcelino es un buen entrenador o no. Si está sabiendo sacarle partido a la plantilla que tiene o no. Si lee los partidos de forma adecuada o no... Pero lo que no se puede negar es que siempre ha mantenido una línea de sinceridad que incluso ha podido ser perjudicial para sus intereses. La última prueba ha sido la forma de hablar, o de discutir, a la luz pública con Kanoute durante un entrenamiento, sin importarle el alto riesgo de que se interpretase de modo negativo, como ocurrió de forma generalizada. Ayer el asunto copó gran parte de su comparecencia. Y volvió a relucir su sinceridad. La misma que mostró cuando le preguntaron si José María del Nido y Monchi le han dado un ultimátum: "Lo único que tengo que hacer es darles las gracias, porque, aun con resultados adversos, me siguen manteniendo en el puesto. Sobran las palabras... Demostrar esa confianza en nosotros no es normal, dados los últimos resultados".

Pero el tema principal fue su asunto con Kanoute. Y se mostró dolido por cómo se leyó desde fuera: "Si las críticas vienen por el rendimiento del equipo, el juego o los resultados, son lógicas y tengo que acatarlas. Pero este tema me duele mucho porque de una interpretación de los hechos sin contrastar no se puede dar una información en un sentido o en otro".

Marcelino abundó en su forma de abordar el asunto: "Siempre he sido sincero, desde que estoy aquí lo habéis comprobado. Y no he tenido ningún problema con Fredy, siempre ha existido un diálogo absoluto. De hecho, la semana pasada estuvimos 45 minutos hablando y, si no hubiera relación, no habría diálogo. Y, de unos hechos, que se interprete que estoy peleado, que él no quiso entrenar, que lo eché, que me peleo… no es verdad. Y me siento dolido. En fútbol, todo se sabe tarde o temprano y entonces se sabrá si estoy diciendo la verdad o no". "Me siento dolido porque lo que decís no ha ocurrido -continuó-. Nosotros teníamos previsto un tipo de trabajo que no hicieron Escudé, Fredy, Spahic, Coke y Tiberio. Y, cuando llegó el momento, se lo recordé a Fredy. Le dije que no forzase, que además por la tarde teníamos otra sesión para trabajar. Él soltó un comentario jocoso que no voy a decir y así quedó la cosa. Ésa fue la pelea que tuvimos, tiene cojones...", dijo.

El técnico argumentó que los problemas físicos de Kanoute le han impedido jugar más. "Que pudo jugar más, sí, pudo jugar más. Me podréis decir que cuando estuvo bien pudo jugar más. Pero ahora ha tenido diferentes lesiones que le han impedido tener una normalidad", dijo, recordando "un problema en una vértebra, en la espalda, es los isquiotibiales, en el tobillo... Qué más quisiera yo que tener a Fredy al cien por cien. Ojalá".

Después de aclarar minuciosamente el asunto, fue abordado por la realidad del partido ante el Villarreal: "El equipo saldrá de otra forma, no me cabe duda. Se ha vuelto a dar cuenta de cuál es el camino. El otro día, el inicio del partido no fue el deseado y fue negativo. Sabemos que la manera de ganar es afrontar el partido como los dos anteriores (Espanyol y Betis)", y envió un mensaje optimista: "Jugamos en nuestro campo y estamos capacitados para la victoria". ¿Y si no gana tendrá que hacer las maletas? "No lo sé. Yo sólo me planteo ganar, no tengo en mi cabeza otra posibilidad que la victoria", aseguró, antes de valorar al Villarreal: "Ha tenido bajas importantes, la lesión de Rossi, Cazorla... Pero el grupo es el mismo y tiene un nivel competitivo alto. Hay que estar a muy buen nivel".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios