borussia mönchengladbach - sevilla · informe técnico

El sostén llegó a la contra

  • La fuerza sin tregua de Vidal y Vitolo compensa el tembloroso repliegue.

El 1-0 de la ida pedía para los intereses del Sevilla un partido trabado, en el que ocurrieran pocas cosas y los minutos se desgranaran sin remisión. Un pulso de esos que alguno denomina de "mucho contenido táctico". Un peñazo, vamos. Y sin embargo salió todo lo contrario, un encuentro sin ataduras, desbocado, en el que el Borussia, hasta que Xhaka fue expulsado en el minuto 69, acosó mucho y con verdadero peligro a un equipo cuyo control sólo se reflejaba en el marcador. El sostén del campeón estuvo en una zona insospechada: esas alas que recorrieron mil veces, arriba y abajo, Aleix Vidal y Vitolo. Sus primorosos contragolpes taparon los agujeros de atrás.

Defensa

Sorprendió Unai Emery al mantener a Tremoulinas como lateral izquierdo. Después de que Fernando Navarro cruzara los saturados enero y febrero a buen nivel y descansara el domingo en San Sebastián, extrañó que no volviera en Alemania. Y el francés lo pasó francamente mal después del 0-1: Lucien Favre, el entrenador local, ordenó un ataque sin tregua, acumuló hombres arriba y el Sevilla se replegó demasiado cerca de Sergio Rico, abonando el terreno para las contras... pero con una defensa pasiva, que no se anticipó a cortar jamás.

El Borussia conocía la debilidad defensiva de los laterales sevillistas y como le era muy cómodo trasladar la pelota hasta las esquinas, ya que Iborra y Krychowiak se anclaron en la media luna, se originaban continuos conatos de fuego: un germano se desmarcaba hacia la línea de fondo, recibía y la devolvía al compañero que se incorporaba a zona de remate desde la segunda línea, como en el gol de Xhaka. Así, los jugadores del Borussia disfrutaron de numerosos lanzamientos desde el borde del área. Probaron una y otra vez a Sergio Rico, que no daba sensación de plena firmeza.

Tras el descanso, el Borussia jugó a hacer ronditos con Figueiras hasta que Emery metió a Mbia por Banega (65') y el camerunés reforzó la media con Iborra y Krychowiak, mirando de reojo al costado derecho.

Ataque

Ayer, tanto Banega como Aleix Vidal y Vitolo estuvieron magistrales en los controles de espaldas y en escupir rápido la pelota al espacio adecuado para montar el contragolpe. Así conectó Banega con Vidal en el 0-1, así lo hizo el argentino con Vitolo en el 1-2 y así generó el Sevilla varias contras más que no acabaron en gol de milagro. El Sevilla anduvo fino para plantarse ante la desarmada zaga teurona en apenas dos toques, tres a lo sumo, y la enorme fuerza en carrera de Aleix Vidal y Vitolo, con el acompañamiento de Bacca arriba, hicieron el resto. Luego Gameiro, con el decorado propicio para su fútbol, se sumó a la fiesta.

Virtudes

Contragolpes montados en pocos toques y con peligro de verdad.

Talón de Aquiles

Tras el 0-1 se metió demasiado atrás, ni cortó ni dominó los rechaces y sufrió mucho.

Uno por uno

Sergio Rico Le costó templar los nervios. Esos balones despejados en corto...

Figueiras Desubicado, sin saber dónde acudir, sin hostigar jamás... Un desastre. En ataque, una vez y con calidad.

Carriço Vendido a veces. Su oficio lo sacó de los apuros.

Kolodziejczak Sólo un despiste, en el origen del empate a dos.

Tremoulinas Blando al cerrar su zona. 

Iborra Cuando apareció como un central más, ayudó lo suyo.

Krychowiak No hizo mucho por sacar al grupo de la cueva, aunque se fajó como él sabe.

Aleix Vidal Enormes desmarques y carreras.

Banega Mientras tuvo aire, fue clave para lanzar las contras por su pausa y visión.

Vitolo Su mejor partido con el Sevilla: aguantó las entradas, arrancó con potencia, cambió de ritmo y definió con una pierna en cada gol.

Bacca Lo encarriló todo.

Mbia A trabajar sin el balón.

Gameiro Buen pase a Vitolo.

F. Navarro Testimonial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios