Una subida propia de Champions abre el debate

  • Los abonos totales, desde 325 euros en Gol, incluyen todos los partidos oficiales.

Un sevillista que quiera ver todos los partidos oficiales de su equipo en Nervión podrá hacerlo desde 325 euros. En una amplia perspectiva, se trata de un buen precio, teniendo en cuenta que el Sevilla jugará la fase de grupos de la Champions. Sin embargo, como cada vez que hay una subida en los carnés, el debate sobre los precios es muy grande, con abundantes y aceradas críticas en las redes sociales a la nueva campaña de abonos, que presentaron ayer José Castro y Ramón Loarte, director de marketing.

El Sevilla, según el mensaje transmitido por sus dirigentes y su web oficial, ha querido tener en cuenta la situación económica actual. Por ello, los actuales carnés son más baratos que los de las dos últimas temporadas en las que el equipo se clasificó para la Champions, la 09-10 y la 10-11, cuando los más económicos costaron 470 y 480 euros en Gol, si bien en esta última el equipo cayó en la previa ante el Braga y jugó la Liga Europa.

El club incluye un suplemento de 50 euros para los nuevos socios y mantiene varias de las ofertas que ya presentó el curso pasado, como el pack familiar, el abono infantil y el abono total. Por un suplemento de 35 euros en cualquier zona del estadio, el mismo precio que el año pasado, el abonado podrá ver todos los partidos oficiales en Nervión, incluidas todas las eliminatorias de Copa o de Champions, llegue adonde llegue. En anteriores campañas al abono total, los carnés tuvieron distintos suplementos, desde el polémico euroabono hasta partidos fuera de abono en Europa, Copa y Liga.

La polémica puede estar suscitada por la importantísima rebaja que realizó el club en la campaña 12-13, en la que el equipo no jugó en Europa y el más barato bajó de 480 a 310 euros. Más importante fue la disminución en la 13-14. En ésta, a pesar de terminar noveno, se clasificó para la Liga Europa por los problemas financieros de Rayo y Málaga y terminó ganando el torneo en Turín. El abono más barato costó 199, si bien la liguilla europea tuvo un suplemento de 20 euros, y las eliminatorias estaban fuera de abono, con precios de 15 euros por partido. También hubo algún partido de Liga, como ante el Barcelona, fuera de abono.

Respecto al año pasado, y tomando siempre el ejemplo del carné básico más barato (Gol) la diferencia va de los 240 a los 290. Esos 50 euros han levantado ampollas.

Pese a ser el carné más barato de todos las campañas en las que hubo clasificación para Champions, las críticas en las redes sociales fueron duras. Muchos aficionados se quejaron de que el club no ha sido sensible con la economía del socio pese a sus grandes ingresos por logros y ventas de jugadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios