el derbi sevillano

Dos que van de la mano

  • Del Nido y Guillén predican con el ejemplo ante la LFP y abogan por un derbi en el que prime la cordialidad entre "dos aficiones hermanas" "La clasificación no influye", coinciden

Comentarios 6

En 2007, por la trágica mediación del fallecimiento de Antonio Puerta y justo después de aquel vergonzoso capítulo en la Copa del Rey con el botellazo a Juande Ramos y la suspensión del partido en el Benito Villamarín, se abrió una nueva etapa de cordialidad en la historia de los derbis. Desde entonces, ambas directivas comenzaron a remar hacia un mismo sentido y esta realidad se acentuó mucho más con la llegada al poder de los actuales rectores del Betis. Ha sido como un viaje de la sima a la cima, que presenta ahora otro escenario mucho más acorde a la realidad del fútbol según Sevilla. El VI Trofeo Antonio Puerta, con el emotivo recuerdo del club y la afición sevillista hacia Miki Roqué, ha sido otro espaldarazo importante para esta nueva senda versallesca, a la que José María del Nido y Miguel Guillén dieron ayer continuidad ante la asamblea de la LFP, celebrada en Sevilla.

Después de la reunión extraordinaria de los rectores del fútbol español en un hotel de Nervión, ambos presidentes comparecieron ante los medios para abrir de par en par la antesala del derbi, con el leit motiv compartido de la cordialidad y los deseos de una gran fiesta pacífica. "Tanto Miguel Guillén como yo venimos trabajando al respecto y hemos hecho todo lo posible para que los derbis se vivan exclusivamente en el terreno de juego y que no ocurra ningún tipo de acto violento -explicó Del Nido en el hotel Ayre-. La Liga también ha dado un paso importante para dejar la violencia fuera del fútbol", añadió aprovechando el contexto de la asamblea nacional.

El dirigente sevillista abundó en la necesidad de que ambas aficiones sean permeables a estas señales: "El mensaje debe ser generalizado. Esto es una fiesta del fútbol sevillano, que va a disfrutar el resto del país. Es un derbi donde se verán estrellas del fútbol nacional e internacional del que hay que disfrutar y es una satisfacción. Ojalá que nadie meta la pata". Y se mostró seguro de que así será. "Estoy convencido de que el pistoletazo de salida que hemos dado para el derbi desde que terminó la última jornada, hará que todo transcurra exclusivamente por cauces deportivos", afirmó el dirigente nervionense.

Miguel Guillén, de la mano de su homólogo, profundizó en esta nueva realidad y puso como ejemplo lo vivido en Nervión la noche del jueves. "Ambos clubes llevamos trabajando mucho tiempo para que la celebración del derbi sea una fiesta. Y ambos clubes estamos orgullosos de que Sevilla sea una ciudad tan futbolística. Hechos como el de ayer en el Trofeo Antonio Puerta demuestran que estamos en el camino adecuado, por lo que invitamos a seguir en esa línea", comentó Guillén.

El dirigente heliopolitano se mostró orgulloso del derbi. "Es un absoluto privilegio para la ciudad que los dos equipos estemos en Europa, un privilegio que deben disfrutar todos los sevillanos. La fiesta del derbi no debe ser más que una competición en el terreno de juego, yendo cada equipo a por todas, pero fuera de él debemos demostrar una gran hermandad entre todos los sevillanos", dijo el presidente verdiblanco.

En cuanto al pronóstico, tanto uno como otro afirmaron que la clasificación no influye para nada en este tipo de encuentros: "La historia de los derbis indica que la clasificación no es significativa a la hora de disputarse el encuentro y que el resultado en absoluto viene determinado por ésta, con lo cual se espera un derbi muy disputado, con el resultado muy abierto", dijo Del Nido, lo que ratificó Guillén: "Todo puede pasar en los derbis. Tenemos una amplia experiencia en ese sentido en los últimos años y nosotros lo vemos como un punto de inflexión para cambiar la dinámica negativa en los resultados que venimos arrastrando".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios