La voz de la experiencia

  • Blanco, Álvarez y Sanjosé recuerdan el desastre de Kaiserslautern y aconsejan no dejarse amedrentar.

Fue una fría noche de diciembre. El Sevilla de Manolo Cardo había ilusionado al sevillismo en su vuelta a Europa después de 12 años de sequía continental, sobre todo tras la remontada ante el PAOK de Salónica. En la ida, el Sevilla desperdició ocasiones pero ganó con un solitario gol de Francisco. Había que mantener la renta de 1-0 en el pequeño y ruidoso Fritz-Walter Stadion. Y sucedió la hecatombe. En la primera parte ya perdía el Sevilla 3-0 para caer por 4-0.

Pablo Blanco recuerda aquel desastre: "Me tocó vérmelas con Klaus Allofs, no era rápido ni ... Era un equipo muy similar a este Borussia. Aquí les ganamos con corazón (1-0, Francisco) y allí sacaron toda su fuerza y nos arrasaron. Y nosotros no estuvimos mal, yo pegué un tiro al poste con 0-0 y luego nos metieron cuatro. Aquel día no estuvo muy afortunado mi amigo Buyo". El campo estaba... "empetado, empetado". "No es un campo tan espectacular como el del Borussia, tenía veintitantos mil espectadores, pero eran muy apasionados. Empezaron con un ritmo muy fuerte, con físico y agresividad". "Yo espero que sea muy similar a lo que nos vamos a encontrar allí el jueves. El Sevilla tiene que mantener el tipo como hizo aquí en el segundo tiempo, con seguridad, sin entrar a la ida y vuelta, porque ahí ellos son mortales. Debe estar cauto, pero con agresividad". El coordinador de la cantera del Sevilla, que viaja con el equipo, insta a tener eficacia ante el gol. "Tendremos nuestras oportunidades seguro y hay que aprovecharlas. Si golpeamos primero, a los alemanes los desestabiliza mucho encajar un gol, como si les cambiaras sus cánones, porque ellos tienen un partido predeterminado y ante un revés se resienten. Si marcan ellos y van con la euforia, jodido...". Por ello, pide personalidad si llega el gol en contra. "Ahí es donde se ve la personalidad, tiene que haber alguien que pare el partido y hable a los compañeros, sin volverse locos, sin querer empatar al minuto siguiente, organizándose otra vez bien. Y nosotros tenemos a Pareja, a Carriço, a Fernando Navarro, a Krychowiak... Son futbolistas que han jugado muchos partidos internacionales y que tienen mucha experiencia".

Curro Sanjosé fue el capitán de aquella famosa foto frente a Briegel, el fornido lateral izquierdo que había sido subcampeón del mundo aquel año con Alemania junto a otros jugadores del Kaiserslautern como Brehme o Alloff. Pero se perdió la vuelta por una lesión en la Liga. "En mi lugar jugó Curro, el de Coria. Me contaron que fue un partido muy duro. Los equipos alemanes en su estadio te meten atrás y te agobian. Este partido va a ser muy complicado. Espero que no nos marquen en los primeros 15 ó 20 minutos, porque son equipos muy constantes que aprietan mucho. Si marcas, sí pueden descontrolarse, aunque no te puedes confiar. El Borussia dio muy buena sensación técnicamente. Hay que tener mucho carácter y decir, hasta aquí. La clave es marcar, pero pueden pasar diez mil cosas".

Antonio Álvarez sí sufrió el desastre en el Fritz-Walter Stadion. "Nos tocó un Kaiserslautern de primer nivel. No estuvimos al nivel que estábamos demostrando en Europa. Yo no salí satisfecho de mi partido. Y no fue por la presión del público ni nada". Para mañana, ve clave también marcar. "Yo conozco el Borussia Park y es un estadio que invita a jugar al fútbol. Yo le diría a mi gente que hay que hacer un gol sin descuidarse. Con Emery ese mensaje está de más, porque el Sevilla es muy efectivo y ha pasado muchas eliminatorias. Y juega bien puesto con dos medios de cierre, dejando mucha creatividad a los cuatro de arriba. Hay que jugar ordenado sin renunciar a llegar arriba. Yo lo veo difícil. Pero tenemos que asustarlos y hacerles ver que vas a ganar, no a vivir de la renta. Hay que ir arriba y acabar las jugadas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios