La vuelta de un 'non grato'

  • Javier Aguirre, histórico enemigo del sevillismo desde su época en Osasuna, ha dejado ya dos veces a los blancos sin Champions en Nervión · El mexicano regresa tres años después de su última 'fechoría'.

Comentarios 2

En la historia reciente de la entidad de Nervión, sobre todo en lo que puede catalogarse como el zaguán de los títulos bajo la dirección de Joaquín Caparrós y también luego en alguna aparición puntual, surgió un enemigo del sevillismo que cíclicamente aparecía para convertir partidos de fútbol en polvorines preparados para estallar en cualquier momento, para privar a los blancos de éxitos importantes que entonces se le resistían y también para regodearse de unos triunfos polémicos, llenos de pique insano, insultos entre banquillos, malas artes y hasta agresiones con jugadores como protagonistas. Por poner un ejemplo, aún se recuerda y aún está colgado en Youtube el vídeo en el que fue cazado cantando junto a hinchas de Osasuna en los servicios de un local público con insultos al club blanco. Fue tras arrebatarle la Champions en la temporada 05-06. Entonando el recién estrenado himno del centenario sevillista, se le podía distinguir perfectamente cantando: "¡Y Sevilla, Sevilla, Sevilla... que le den por el c... al Sevilla..!".

Javier Aguirre Onaindia, el Vasco Aguirre, actual entrenador del Zaragoza, puede considerarse uno de los entrenadores más odiados por el sevillismo. Los Osasuna-Sevilla, no todos pero sí muchos, son recordados dentro de esa historia negra que afortunadamente ya pasó para los fieles nervionenses. Ahora, el técnico mexicano vuelve al Sánchez-Pizjuán justo tres años y una semana después de su última comparecencia en Nervión, un estadio que se le da bien y en el que -ojo- ha dejado ya dos veces al Sevilla fuera de la Champions. Una vez con Osasuna (0-1) en la mencionada campaña 05-06 y otra con el Atlético de Madrid en la 07-08, la que es su útima aparición por aquí. Un partido que, como no podía ser de otra manera, serviría para que el sevillismo se llevara otro disgusto, una derrota (1-2) que privó al Sevilla de entrar en la Champions por el simple goal average particular. Fue el 23 de marzo de 2008, aquel día en que Maresca fue expulsado por darle un cabezazo a Agüero, uno de esos enfrentamientos en que Aguirre salió triunfador ante el Sevilla, un rival con el que, a decir verdad, la estadística le sonríe.

El que es entrenador del Zaragoza hace justo una vuelta -cogió al equipo maño tras ser destituido José Aurelio Gay por la victoria del Sevilla en La Romareda (1-2)- ha cantado 8 triunfos con los sevillistas como adversarios de un total de 13 enfrentamientos ligueros (1 empate y 4 triunfos blancos), a los que habría que sumar cuatro duelos coperos tremendamente encendidos en los que Aguirre también salió ganador, con dos victorias más en los partidos de vuelta en Pamplona (3-2 y 3-1), un empate y otra victoria estéril en Nervión. Eran partidos en los que se cruzaban Muñiz o Pérez Lasa, otro convidado habitual en los choques ligueros, en un campo impracticable por la nieve... exponentes de un Sevilla entonces al que le faltaba sólo un poco para empezar a despegar.

Pero Aguirre, que querrá repetir victoria mañana, también ha perdido en el Sánchez-Pizjuán. Uno de los capítulos más emocionantes de la última década en el Sevilla ocurrió el 23 de mayo de 2004. La primera entrada en competición europea de esos ocho ejercicios en los que no ha fallado desde aquel gol de Baptista en un duelo en el que hubo de todo: puñetazos y hasta un bocado de Webo a Javi Navarro o un dedo en el ojo de Bakayoko a Pablo Alfaro. Igual que tampoco guardará buen recuerdo Aguirre de su último encuentro ante el Sevilla, en el Calderón, en septiembre de 2008 (0-1 con gol de Luis Fabiano). Ese año sería destituido y no jugaría la vuelta en Sevilla, donde ya llegó su sustituto, Abel Resino.

Con Manzano cruza una igualdad máxima en los Osasuna-Mallorca, Osasuna-Atlético y Atlético-Mallorca: 11 jugados, 3 victorias y 3 derrotas y 5 empates.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios