Importante Luis Bolívar, que corta una oreja al único toro notable

El único toro propicio fue el quinto. Un toro exigente, que sin perdonar errores resultaba agradecido cuando se le hacían las cosas bien. Ahí estuvo Bolívar, muy dispuesto y con las ideas muy claras. Fue faena importante por ambas partes: el toro prestó lo suyo y el torero lo aprovechó con gallardía.

Bolívar, que se las vio con un segundo flojo y desrazado, estuvo firme en el quinto. Lo toreó bien a la verónica en el saludo y le cuajó después una faena de mucho rigor. Toro con brío, empujaba los engaños, pero había que acertar con él en la distancia, en la altura y en la velocidad. El colombiano estuvo perfecto. A veces faltó repetición en las embestidas, pero sueltos y todo los muletazos tuvieron su aquel. Fue faena vibrante, con fondo de olés y música. Y como colofón, estocada letal. Oreja de mucho peso.

Los otros cinco toros dieron poco de sí. Sin embargo, hubo cosas interesantes en la tarde. Valverde se las vio primero con un toro parado y sin recorrido y después con un pájaro malo y con guasa. Serranito bordó el toreo a la verónica en su primero, pero no respondió el animal en el último tercio coronado con una estupenda estocada. El sexto no terminó de humillar ni de repetir.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios