Abren vías de acceso al 'Costa Concordia'

El número de fallecidos en el naufragio del crucero Costa Concordia, que el pasado día 13 encalló frente a la costa de la isla italiana de Giglio, ascendió ayer a doce, al localizar los equipos de rescate el cadáver de una mujer en la zona de popa del buque.

Según confirmaron a Efe fuentes de la Guardia Costera, el cadáver fue hallado alrededor de las 13.30 hora local (12.30 GMT) en la zona de recogida de los botes en la popa del barco y llevaba el chaleco salvavidas.

En una rueda de prensa ofrecida en la pequeña isla del mar Tirreno, el jefe de Protección Civil, Franco Gabrielli, explicó que los trabajos de los equipos de salvamento siguen adelante y por ahora no se ha fijado un plazo para su conclusión.

Así, los especialistas de la Marina Militar italiana abrieron ayer nuevas vías de acceso al interior del puente número 5 del buque, mediante el uso de cargas explosivas, después de que las tareas de búsqueda se vieran interrumpidas durante la mayor parte del viernes tras registrarse un nuevo movimiento de la nave.

En su comparecencia, Gabrielli subrayó que la búsqueda de los desaparecidos es el objetivo prioritario, aunque señaló la "urgente necesidad" de extraer las 2.380 toneladas de carburante que siguen en la nave, para evitar así posibles fugas que causarían una catástrofe ambiental. Explicó, además, que ha solicitado al comité técnico-científico creado para afrontar la emergencia una evaluación sobre la posibilidad de compaginar las tareas de búsqueda de los desaparecidos y el vaciado del combustible.

A la espera, por tanto, de poder iniciar las tareas de extracción, los expertos de la compañía holandesa Smit, que reflotó el submarino nuclear ruso Kursk (hundido en agosto de 2000), han concluido la primera fase de sus operaciones con la disposición de un sistema de barreras alrededor de la nave para evitar que se extienda el carburante en caso de vertido.

Con todo, el jefe de la Protección Civil admitió ayer que "ya se ha registrado una contaminación del ambiente" debida a los aceites y disolventes que llevaba el barco y destacó que la magnitud de los daños sólo podrá ser verificada de forma precisa sucesivamente.

Durante la jornada de ayer los buzos pudieron sacar a flote la caja fuerte del capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino, como habían solicitado las autoridades judiciales que se encargan de la investigación sobre el accidente, al considerar que podrían contener documentos importantes para las averiguaciones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios